Se acerca la temporada ideal para demostrar en qué nivel de la escala de BORREGUISMO nos encontramos cada uno

SINOPSIS: tu Yo Superior necesita que le DEMUESTRES cuántas GANAS te quedan de seguir PARTICIPANDO activamente en este Juego en la tercera densidad […].

Hace unos días llegaba a los medios la presente campaña, la oficial, de la Lotería de navidad (y si no veis el anuncio os evitáis el subidón de azúcar en sangre muy probablemente). De la “oficial”, que decía, porque hace ya meses que los minions atesoran participaciones y décimos de 2019 como si les fuese a tocar algo esta vez (aparte de perder, para variar). Pero es que hay “gente” que nunca aprende.

Ahora bien, y como viene siendo habitual también, el asunto este de la macroestafa de la lotería tiene tantas interpretaciones como ojos hay en la Tierra partido por dos (vaya, iba a decir “partidos por la mitad”, pero eso ya sería cosa más propia de “La matanza de Texas” ¿verdad? 😉

Aun así, la interpretación más socorrida es que la gente juega a la lotería para ver si les toca. Excusa zafia donde las haya que se inmola por sí sola por los aires tras comprender que el índice de probabilidad de tirar todo tu dinero a la basura es nada menos que del 99,9%.

Seguro no, segurísimo. 😀

También hay peña que no juega por el hecho de ganar en sí, sino por “envidia preventiva” que se dice en el argot. Dicho de otra forma, esta gente juega a los mismos números que sus compañeros de trabajo (quien lo tenga), que sus familiares, o que sus amigos y vecinos, por si les tocase a todos por casualidad… o por formar parte del GRUPO de ganadores (o de perdedores) en otras palabras.

Pues así es como llegamos, si os fijáis, al motivo genuino por el cual la inmensa mayoría de los borregos sigue participando de esta estafa manifiesta de juego que, cada año que pasa desde hace muchísimos ya, se le viene proponiendo puntualmente a cada miembro de la manada.

Claro ¿acaso os parece razonable apostar por un negocio con el 99% de posibilidades, ya de inicio, de fracasar? Y eso de jugar tan solo por si le toca a los demás tampoco es que parezca nada demasiado racional ¿o sí?

También está la gente que reconoce abiertamente que juega a la lotería por compromiso y muy poco más. Por compromiso social, decidlo todo; por la necesidad “natural” de quedar uno bien con sus congéneres, o para gritarle al Sistema a los cuatro vientos que no han aprendido nada todavía de su mierda de lotería y, mucho menos, del “videojuego” que se experimenta en esta galaxia.

De ahí que por lo tanto se siga comportando dentro del rebaño como el borrego que es (como se espera de él) y por muchas veces que repita de puertas para afuera que lo quiere dejar de ser… sin hacer el mínimo gesto por evitarlo (porque no es lo mismo dejar de jugar por falta de pasta que por falta de ganas).

Sea como fuere, si os fijáis, cualquiera de las motivaciones más comunes para echar a la lotería (menos una) te coloca por sistema DENTRO del grupo que sea siguiendo la directriz secuencial.

¿Veis? Lo del premio es lo de menos. Lo importante es solo participar… y hacer participar. Porque compartir es hacer piña… o comprometer al resto de la manada.

Tanto es esto que digo así, que al Sistema le importa una mierda si eres del Atleti o del Madrid, de Vox o del PP o… ganador o perdedor a secas porque todos los colectivos se organizan bajo una misma categoría al fin y al cabo: la de “JUGADOR”.

Porque, en resumidas cuentas, lo único que los secuenciales persiguen con su estrategia es que RENUNCIES a tu natural soberanía adhiriéndote al rebaño que sea… pero de tu elección. Y después ya te dirán ellos cómo tienes que vestir y qué ser, y qué sacrificios individuales tienes que hacer para “quedar bien” con todos ellos… o para que no te expulsen a primeras de cambio de aquél.

Por otro lado tenemos a los que juegan y pierden, que pasan a engrosar el colectivo de PERDEDORES obviamente. Lo cual, sospecho, en el fondo lo mismo les da. Entre otras cosas porque es precisamente a eso (a perder) a lo que se les viene acostumbrando -con cada descalabro– un año sí y otro también. Pues lo dicho, que “mal de muchos, consuelo de minions” (que es como estos tristes de espíritu reconocen -con su boca de pez- lo poco que les importa lo que les pase… con tal de que le suceda a todos los miembros de su rebaño por igual).

Y con esto regreso a los que juegan por puro compromiso tan solo y lo cual, ya lo he dicho, se traduce automáticamente en la jerga de los minions como “¡ey! ¡que soy uno de los vuestros! asegurándose una plaza por esta vía en ese colectivo de BORREGOS que regalan su dinero -y su Poder- por devoción a los demás y al “qué dirán”.

Porque el Juego trata de muchas cosas, cierto es, pero para graduarse uno con nota hacen falta genéricamente estas dos nada más: i) REDESCUBRIR Quién Eres Realmente y ii) RECLAMAR en consecuencia tu Poder.

Dicho esto, os aseguro que tan solo conozco una manera de escapar de ese bucle experiencial que encadena a una entidad individual por naturaleza (Quienes Somos Realmente) a esa vida de represiones y de lastres que supone la involucración activa en la sociedad.

Aun así, conviene recalcar que cada uno se encuentra en un peldaño evolutivo diferente, de ahí que algunos necesiten todavía atesorar cierta clase de experiencias y otros no.

En mi caso particular, ya hace años que no siento necesidad ninguna, ni de tirar mi dinero por la ventana, ni de seguir participando de las rutinas y rituales, ni de los compromisos ni de los temores de la mayoría.

Y ni que decirse tiene que cada uno se gasta su dinero donde le parece. Pero recordad que quien desee graduarse de este Juego con honores, lo que menos necesita es combatirlo. Lo que a los Simultáneos más despiertos se nos exige, a cada uno en su medida, es DEJAR de jugar.

Y “ganar” o “perder”, reconocedlo, son solo dos resultados diferentes de un mismo juego.

BIENVENIDOS A LA TIERRA

ENTRADAS RELACIONADAS:

¡Ay, la mar! España entera se inunda por estas fechas de ojos CERRADOS de par en par

El Juego 2.0

La URL de esta entrada es: http://www.bienvenidosalatierra.com/borreguismo-y-navidad

5 thoughts on “Se acerca la temporada ideal para demostrar en qué nivel de la escala de BORREGUISMO nos encontramos cada uno

  1. Admin dice:
    «Lo que tú eres es un puto ENFERMO, chaval. Enfermo de AFASIA más concretamente» [ ]

    A que va a ser eso? Y yo sin saberlo 😉

  2. «A partir de ahí se puede especular cuanto se quiera, que es lo que yo hago. Para eso soy un conspiranoico, no?» (El Abuelo).

    Lo que tú eres es un puto ENFERMO, chaval. Enfermo de AFASIA más concretamente, que es lo que padece aquella gente -ya sabes- que percibe relaciones y cosas que el resto habitualmente no puede, o que sí… pero que prefiere sin embargo pasar por alto por la razón que sea 😀 😀 😀

    Así que ¡a seguir pensando «mal»!

  3. Admin dice:
    «Pues mira, a eso sí apuesto y no pierdo: ¿a que jamás nos enteramos de a quién le ha tocado ni quién es su mejor amigo… en la sombra? »
    Desde luego. Eso es secreto de Estado. Hago ya de paso una observación adicional. Las combinaciones apostadas por los jugadores son gestionadas a través de un sistema informático. Deduzco, por pura lógica, que para cuando el sorteo con la extracción de las bolas se produce, el sistema informático (y por tanto quienes lo controlan) conocen qué combinaciones se han apostado y por tanto cuáles NO han sido jugadas por los apostantes. A partir de ahí se puede especular cuanto se quiera, que es lo que yo hago. Para eso soy un conspiranoico, no?
    Si atendemos al nivel de corrupción por parte de políticos e instituciones que exhibimos sin demasiado rubor (no hay más que mirar un poco la prensa), me temo que confiar en que alguien permitirá que ese montón de dinero vaya a parar al bolsillo de un anónimo apostante, en vez de al suyo propio, tiene un puntito de candidez realmente enternecedor. Lo cual no quiere decir que no ocurra aunque sea de vez en cuando por que, y esto es muy importante, al timado hay que seguirle engañando incluso después de haberle birlado la pasta. De lo contrario se puede revolver y destapar el pastel.

  4. «Es decir, que hubo en un sólo sorteo, eso si, con una morterada de millones, más acertantes de los que se producen en varios sorteos durante semanas.» (El Abuelo)

    Pues mira, a eso sí apuesto y no pierdo: ¿a que jamás nos enteramos de a quién le ha tocado ni quién es su mejor amigo… en la sombra? 😀

  5. He de admitir que las campañas de publicidad de Lotería Nacional, especialmente para el sorteo de Navidad son particularmente buenas. Entediendo por buenas, eficaces. Eso de animar al personal tocando la fibra de lo solidario, el compartir – el buenismo en definitiva – es realmente productivo. Y la peña se lo gasta pero bien gastado en estas fechas, por que conozco a unos cuantos que se dejan más de mil euritos en lotería por estas fechas. Y si confiesan eso a lo mejor es que se dejan aún más. Yo por mi parte, confieso que juego (compartidos) tres o cuatro décimos es estas fechas. Son ese tipo de compromisos que se mantienen desde hace años y que producen un refuerzo del vínculo con algunas personas que no estoy seguro de querer trastocar. No diré que no abrigo una vaga esperanza de que toque, sólo faltaría, pero tengo claras las posibilidades. Casi nulas. Lo que me resulta más gracioso es lo de la lotería Primitiva. Esa si que es casi imposible que toque si atendemos a las probabilidades matemáticas. Pero curiosamente, y después de que alguien hiciera un comentario, resulta que cuando hay un buen bote de millones (eso quiere decir que durante muchas semanas no ha habido acertantes de la máxima categoría) salen dos, tres, cuatro y hasta siete acertantes de los seis famosos numeritos que se reparten el suculento premio. Eso si que es raro. Las posibilidades de acertar una combinación de 6 números entre 49 es de 1 entre 13.983.816. La de acertar el premio especial (los 6 números de la combinación más el reintegro) es de 1 entre 139.838.160. Es decir, que durante semanas nadie acierta ni una sóla combinación ganadora de 6 números (absolutamente normal dadas las probabilidades) y cuando hay varios millones de premio en el bote aparecen dos, tres, cuatro o más acertantes. Si esto no despierta suspicacias no sé muy bien qué puede hacerlo entonces. Si alguien no se lo creé puede mirar los resultados de los sorteos en la web de loterías. Yo lo hice. Por aquello de curiosear. Observen P.ej. el resultado del sorteo del 21 de septiembre de este año. Hubo 2 jugadores con premio de máxima categoría (6 aciertos más el reintegro), 7 jugadores de 6 aciertos y 1 jugador de 5+complementario que se repartieron un bote de ocho millones de Euros y la parte de recaudación que tocase. Es decir, que hubo en un sólo sorteo, eso si, con una morterada de millones, más acertantes de los que se producen en varios sorteos durante semanas. Asombroso. Por cierto, no ha sido sólo una vez.
    https://www.loteriasyapuestas.es/es/resultados/primitiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 597.105 bad guys.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.