Carne SINTÉTICA… ¿para salvar al planeta?

Sinopsis: se recrudece la ofensiva propagandística para meternos por los ojos -y por la boca- la carne PREFABRICADA. El hecho de que la “natural” esté infestada de antibióticos, conservantes y otras mierdas por supuesto que nada tiene que ver en el intento.

Aquí huele a chamusquina y juro que no es por la parrilla, si bien podría serlo a tenor del artículo publicado en el suplemento XL Semanal vendido con El País el pasado domingo 19 de marzo. “La revolución de la carne sintética. Llega el bistec sin vaca” se llama el texto de Daniel Méndez, y se encabeza así:

“¿Ciencia ficción? No, ya es realidad: hamburguesas sin carne que saben y huelen como las de vacuno, indistinguibles de las originales. Para algunos es una aberración: «Frankenfood», «comida Frankenstein», la llaman. Para otros se trata de un paso IMPRESCINDIBLE para salvar el planeta.”

“Imprescindible”, claro. A ver si sois capaces de adivinar de parte de quién se posiciona finalmente el autor.

Tras ilustrarnos con algunos de los “trucos” de laboratorio para replicar los sabores, las texturas y hasta los colores de las carnes, Méndez pasa directamente a “vendernos la burra”, que no la vaca, del “Supervacuno” que habrá de salvar la Tierra en un futuro y en lugar de Superman, que para eso le pagan (al autor del texto, digo, que no al superhéroe.

“Los fabricantes [fijaos de quién es la jugada] coinciden: dentro de 50 años nadie comerá carne de origen animal. ¿Por qué este empeño en buscar sustitutos para algo que ya existe en la naturaleza. Sencillo: el ritmo actual de consumo es insostenible. Se crían cada año en todo el mundo 70.000 millones de animales de granja. El 30 por ciento de la superficie cultivada se destina a saciar su apetito, frente a solo un 4 por ciento empleado directamente para alimento humano. La industria de la carne es a su vez responsable del 18 por ciento de los gases de efecto invernadero que emitimos a la atmósfera, incluyendo [y bla, bla, bla,…] en 50 años la población mundial alcanzará los 9.700 millones y, según la FAO, ya antes, en 2050, el consumo se duplicará.”

Vaya, si a eso le sumas que la misma organización subsidiaria responsable de promocionar el futuro gobierno mundial (la ONU) ya ha empezado a recomendar “por seguridad” el consumo de insectos como alimentos ¿tú qué prefieres? ¿saltamontes o carne de laboratorio sobre tu plato llegado el caso? Chico listo, pero menos que ellos, que tan bien te conocen.

“Insectos comestibles: una solución para la seguridad de la alimentación y de la comida”

Pues ya lo sabéis: “dentro de 50 años nadie comerá carne de origen animal”, especialmente si la dejan de vender o si ponen su precio por las nubes para que tan solo los más pudientes, como los Gates, (que según el artículo ya financian un laboratorio de “frankenfood” de éstos) puedan pagarla.

¿Os imagináis a todo un Bill Gates comiendo una mierda de las suyas? No, hijito, esa basura (y lo que le AÑADAN) queda totalmente reservada para las masas.

El futuro, en cualquier caso, ya está servido según Méndez:

“Pese a que hoy nos suene a ciencia ficción, parece inevitable que la carne auténtica podría quedar relegada en unas décadas a bien de lujo o para las grandes ocasiones [de los ricos]. Y el grueso del consumo abastecerse de sus sucedáneos.”

Y los detractores recordad, continúa el autor:

“La supervivencia del planeta está en juego”

¿Sí?… nooooo. Mentira, mentira y gorda, porque si comer carne animal compromete verdaderamente la vida en la Tierra pero la decisión de sustituir la carne natural ya ha sido tomada, entonces se supone que estamos salvados. ¿O no, señor Méndez?

Lo cual, personalmente, no me deja mucho más tranquilo porque bastante tengo ya con comer verduras y frutas que por un lado no saben a nada y, lo que es mucho peor, que tampoco aportan los nutrientes que debieran. ¿Todavía existe algún ignorante que exalte las extintas virtudes de “dieta mediterránea”?

El único problema de la estrategia que presenta el artículo van a ser seguramente las reticencias del gran público a dejar de comer carne “de verdad”. Así que ¿cómo creéis que se las piensa ingeniar el Sistema para que dejemos de consumir los productos cárnicos habituales?

Personalmente imagino que con estrategia parecida a la utilizada para invitarnos a pagar por la sanidad privada o por adicionales canales de televisión por citar dos ejemplos. Esto es, DETERIORANDO el producto/servicio original para forzar la alternativa precocinada por el espabilado de turno.

Salta a la vista que una de las vías, no cabe duda, en el caso que nos ocupa, sería contaminar deliberadamente la carne, o cuando menos consentirlo sin más:

“La OMS advierte del peligro de los antibióticos en la alimentación animal” (Blog.20minutos.es, 26/07/2012)

“Países cierran puertas a carne de Brasil por escándalo con producto contaminado” (LaNacion.com, 21/03/2017)

“La OCU aconseja dejar de comprar estas marcas de carne” (Es.finance.yahoo.com, 23/03/2017)

Amén de utilizar a los minions para avanzar idéntico objetivo:

Mmmmuuuuuuuuu. Pero ¡qué morro! Estos animalistas están siempre de “vacas”…

“Personas envasadas en bandejas para protestar contra el consumo de carne” (LaVanguardia.com, 22/05/2016)

En general se trataría de ir alimentando paulatinamente el miedo y la desconfianza de la población hacia la mayoría de los productos cárnicos habituales…

“La OMS dice que la carne procesada puede causar cáncer” (ElMundo.es, 26/10/2015)

“Descubren la sustancia química de la carne roja que eleva el colesterol y daña el corazón” (20minutos.es, 09/04/2013)

“La Guardia Civil desmantela una red que comerciaba con carne de caballo no apta para el consumo” (Abc.es, 07/04/2017)

Amén de otras paranoias por el estilo…

Así cuando la estrategia surta su efecto ya podrán los gobiernos inundar los mercados con su carne de laboratorio.

Como será de esperar, además, cuando el sucedáneo de vacuno funcione mucho me temo que los de cerdo, pollo, oveja, etc. irán todos detrás.

Y creo que huelga mencionar que cualquiera firmaría para que la ingeniería genética se utilizara para potenciar los alimentos en vez de para destruirlos. Y a nuestras vidas, ya de paso, también con ellos.

Ya para terminar, imagino que no querrá nadie que yo me crea que la nueva propuesta “cárnica” vendrá absolutamente libre de sustancias nocivas ¿verdad?

Y puesto que parece que la iniciativa, según el artículo comentado, partía de los propios fabricantes privados, cuán poco me ha de extrañar que con los beneficios económicos en mente exclusivamente se utilicen para la fabricación de la carne artificial los ingredientes más BARATOS, INSALUBRES y PEORES del mercado: los TRANSGÉNICOS.

BIENVENIDOS A LA TIERRA ARTIFICIAL

ENTRADAS RELACIONADAS:

Un impuesto a los pedos y a los eruptos… del ganado




¿Me ayudas a mantener este blog?

La URL de esta entrada es: http://www.bienvenidosalatierra.com/carne-sintetica-para-salvar-al-planeta

¡No te olvides de COMPARTIR!Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on Reddit

3 thoughts on “Carne SINTÉTICA… ¿para salvar al planeta?

  1. “Vaya blog tan bueno que tienes! Y que decir de esta entrada me parece asqueroso lo que estan haciendo con la carne artificial. Saludos desde México!”

    Gracias Lucy, un saludo desde este lado del océano 😉

  2. Vaya blog tan bueno que tienes! 🙂 Y que decir de esta entrada me parece asqueroso lo que estan haciendo con la carne artificial. Saludos desde México!

  3. Bueno, seguimos caminando por la senda……. (o siendo arrastrados por ella). Se limitan los derechos, se reprime al que se maniifiesta, se aniquilan los puestos de trabajo, se imposibilita el acceso a la vivienda, se suben los precios de los servicios básicos, se extinguen las ayudas y subvenciones, nos comemos los transgénicos que nos pongan por delante (incluyendo los pesticidas que inevitablemente los acompañan) y ahora nos dicen que la carne será sólo para unos pocos y que tu vas a comerte algo que se parece (y gracias). Que para eso eres un plebeyo. También puedes comerte saltamontes y cucarachas si lo prefieres o si continuas teniendo un dilema moral con la carne. Los famosos guardias de la prisión de La Torre en Londres durante la Edad Media, esos que iban vestidos de rojo, eran llamados “beefeater” (comecarne) por que comían una vez a la semana una pieza de carne. El resto del la gente como norma general ni la olía. Hay algunos que parecen tener unos ataques de nostalgia realmente peligrosos y de paso querernos llevar en su viaje al pasado. Guay. ¿La puerta de salida por favor?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 562.075 bad guys.