Mirad cómo LANGUIDECE lo poco que nos queda de «democracia» aquí en España

SINOPSIS: al gobierno le da lo mismo el criterio que tú tengas, salvo por un detallito nada más: que tu postura COINCIDA siempre con la OFICIAL. ¿A que mola?…. ¡Toooomaa “democracia”! […]

Hace unos días OkDiario se hacía eco de los esfuerzos de los órganos de inteligencia del gobierno en la monitorización de los medios digitales en busca de ciudadanos libre-pensantes y díscolos (vamos, de “irresponsables” en suma) con la ayuda de cierto programa que lleva por nombre “ELISA” según parece:

El Centro Criptológico Nacional, coordinado con el CNI, ha desarrollado un protocolo de actuación para investigar las «plataformas digitales» o «canales de comunicación» que divulguen noticias «descontextualizadas» -según sus criterios- y «erosionen» la «confianza en las instituciones públicas» [que es como sospecho se dice en la lengua del amo de Sánchez «publicar informaciones que contravienen o desmienten la propaganda oficial»].

[…] «ELISA considera que el fenómeno de la desinformación surge de la combinación de tres elementos [y haced caso a estos tíos que de desinformación nadie sabe más que ellos]:

– Falta de transparencia u ocultación de la fuente.

– Distribución recurrente y sistemática de noticias falsas, manipuladas o descontextualizadas. [Aquel que ve la mota en ojo ajeno, que vea la viga en el suyo -como decía Nosequién-].

– Distribución recurrente y sistemática de narrativas basadas en erosionar la credibilidad de los principales pilares que sustentan el contrato social y la cohesión de un Estado democrático [“demo” ¿qué?… a ver si va estar este texto sacado del “Manual del Buen Gobierno” de la antigua República Democrática Alemana]

– Confianza en el pensamiento científico [fíate tú del criterio “médico” de los vendedores de vacunas de profesión (Organización Mundial de la “Salud”), de sus mamporreros de la sanidad pública y de la narrativa de una “coñapandemia” de pandereta que no pega ni con Loctite].

– Confianza en las instituciones públicas nacionales [fíate tú de la soberanía del gobierno de un país literalmente en bancarrota, y de que los intereses públicos son los objetivos reales de nuestros gobernantes].

– Confianza en las instituciones públicas multilaterales [claro, fíate tú de la OMS y de sus “think-tank”].

– Confianza en el sistema económico y financiero [fíate tú del monopolio de una manada de tiburones controlando casi el 100% del principal medio de cambio oficial. Y cuando el dinero físico desaparezca, entonces es cuando vamos a terminar de alucinar con sus exigencias de verdad].

– Confianza en los medios de comunicación tradicionales [fíate tú del verdadero por qué de la lluvia de millones sobre las emisoras de televisión y sobre los medios leídos ¿a fin de copar con su sucia propaganda sus portadas?].

– Respeto al pluralismo y la cohesión social de un país. [Pues por ese mismo “RESPETO al pluralismo” de opiniones y de CREDOS es por el único motivo que yo defiendo que cada cual piense y crea COMO LE VENGA EN GANA (con la sola limitación de NO OBLIGAR a los demás a pensar, actuar o creer como ellos mismos). Y si por “cohesión social” entendemos que “todos los ciudadanos piensen y se comporten igual”, pues entonces que os den por el culo, secuenciales de las pelotas].

¿Veis? El objetivo claro de los Secuenciales y de sus secuaces del CNN es el «Globalismo«, también llamado «globalización» o «secuencialización» en mi argot.

[…] Con respecto a la segunda condición, deja en manos de un organismo del Gobierno la consideración de qué información es «descontextualizada», sin el más mínimo control judicial. [Como si un gobierno que se hace todas las leyes a medida pudiera ser considerado el paradigma de la justicia].

«Confianza en las instituciones»

Con respecto a la tercera condición, se incluye como factor negativo la «erosión» de la «confianza en las instituciones públicas nacionales», algo que perfectamente puede encajar en el derecho a la crítica. […] El objetivo de ELISA es detectar aquellas plataformas digitales que presenten al mismo tiempo y de manera sistemática una combinación de las tres características antes citadas: (falta de transparencia, publicación de noticias falsas y narrativas antisistema destinadas a erosionar el contrato social y la cohesión social en las democracias)».

[Menudo consuelo, “oye que sí, que sí, que el nuestro es un comportamiento completamente totalitario, irrespetuoso y comunista o fascista, joder, pero tampoco es para tanto ¿a que no?”]

El organismo confirma que «para ello, se han establecido una serie de indicadores que miden y establecen de una manera objetiva [“super objetiva”, diría yo] la concurrencia de estas características en una plataforma de comunicación. En función de la mayor o menor concurrencia de indicadores propios de la desinformación, ELISA determina si un medio tiene más o menos posibilidades de ser desinformativo». [Vale, y después ¿qué?]

“El CNI publica en su web los motivos
por los que puede investigar a las plataformas digitales”
(OkDiario.com, 15/10/2020)

Antes de seguir, señores del CCN, una última aclaración por esta parte:

La confianza no se regala,
sino que se la GANA uno…
SIRVIENDO a los ciudadanos.

¿Y cómo? Pues SOLUCIONANDO los problemas de los españolitos de a pie en vez de crear deliberadamente otros nuevos como por ejemplo ANIQUILAR toda la VIDA SOCIAL de raíz a cuento de un mal chiste:

[…] «según los datos disponibles en España sobre los principales ámbitos de transmisión de los brotes, casi una tercera parte de estos se producen en el ámbito social, sobre todo en reuniones de familiares y amigos no convivientes, y en menor medida, en el ámbito laboral, principalmente en lugares cerrados, como puede ser en domicilios o espacios interiores, en muchos casos mal ventilados, donde se habla en voz alta, se canta y no se hace buen uso de la mascarilla o se realizan actividades donde es incompatible su uso continuo, como comer, beber o hacer actividad física». «En este sentido, se consideran eficaces la limitación del número de personas no convivientes en las reuniones, sobre todo en interiores, la recomendación de relacionarse en burbujas sociales estructuradas en grupos de convivencia estable y la recomendación de permanecer en el domicilio», se explica.

“Sanidad quiere que se prohíba comer y beber en la calle
y recomienda ir en bici para prevenir el Covid”
(Luz Sela, OkDiario.com, 20/10/2020)

Dicho esto, lo más feo del asunto que denuncia esta entrada no es que ciertos organismos gubernamentales nos vigilen como si fuésemos putos terroristas, sino que de una u otra forma se están preparando –cuando llegue la hora- para actuar en nuestra contra. ¿Para qué vigilar si no?

Sea como fuere, parece que corren muy «malos» tiempos para aquellos que UTILIZAMOS nuestro cerebro, toda vez que como habéis podido comprobar, el gobierno le está poniendo una equis a todo aquel que se atreva simplemente a DISENTIR de la narrativa oficial.

 

Y eso, más que a la España pre-coñavirus, lo que con todos sus “coñafinamientos”, salvoconductos para cruzar de calle y toques de queda disimulados (y sucedáneos) a mí me recuerda, es a la puta República Democrática Alemana tras la II Guerra Mundial (que, como bien sabréis, de “democrática” tenía exactamente lo mismo que el Banco de España de español… o que yo mismo de cura).

¿A cuento de qué, si no, la necesidad de sacarse de la manga aquello de la “nueva normalidad”?

«Esto es lo que pasa cuando intentas desesperadamente fingir que el mundo está siendo amenazado por un virus apocalíptico, y entonces va Suecia y te arruina la estrategia permitiendo que toda la peña prosiga con sus vidas como si no pasara nada» (porque en realidad no pasa).

Pues lo dicho, que bendito final del Juego:

“nueva normalidad” == R.D.A.

Pero qué gran momento este para practicar las cuatro virtudes para el final de los tiempos:

Consciencia para DESPERTAR, Valor para REBELARSE, Fuerza para RESISTIR e Inteligencia para SOBREVIVIR.

Y tú, Simultáneo de raza, llorando por las esquinas porque te creías que te lo ibas a perder 😀

BIENVENIDOS A LA NUEVA ESPAÑA

ENTRADAS RELACIONADAS:

Confusión + histeria + terror = «PsicoTERRORISMO» de salón

La URL de esta entrada es: http://www.bienvenidosalatierra.com/como-languidece-la-democracia-aqui-en-espana

2 thoughts on “Mirad cómo LANGUIDECE lo poco que nos queda de «democracia» aquí en España

  1. La verdad es que si esto fuese una comedia con toda seguridad me estaría partiendo la caja, pero como no lo es… uno se termina encabronando. Me parece un ejercicio de cinismo alucinante las pretendidas justificaciones que soportan a la tal Elisa esta.
    Respecto a los asuntos de falta de transparencia, distribución de noticias falsas y erosión de confianza en las instituciones públicas, sinceramente Elisa, vida mía (como la peli de Saura) el gobierno NO necesita intentar culpar a nadie. ELLOS solitos consiguen eso y mucho más con sus actuaciones. Es IMPOSIBLE, si nos atenemos a los hechos (corrupción galopante, detestable gestión de la pandemia, economía yendo al colapso de cabeza y un largo etc de turbios asuntos) que nadie mínimamente perspicaz crea que estamos en manos de gente competente. Puede que los hooligans de este gobierno frankenstein SI lo crean, pero nadie más.
    Respecto al resto de los temas reseñados en ese argumentario justificativo del aparato censor que parece ser la tal Elisa, sería de estúpidos confiar en que los organismos que controlan el dinero, la política, los medios de comunicación, las directivas de salud mundial y tantas otras cosas enormemente, inmensamente golosas son entidades inmaculadas en las que se puede (y debe) confiar ciegamente. Eso es algo absolutamente NECIO. Precisamente si hay que desconfiar y controlar a alguien es a aquellos (personas e instituciones) que ostentan el poder. Si hay algo importante que un país realmente democrático (rara avis) debe tener, son MECANISMOS para controlar al poder e impedir su secuestro por éste. Elisa – así a primera vista – lo que parece es un moderno, pero simple y tradicional mecanismo de censura y de control de opinión. Ya se han establecido otros cuya función y procedencia ofrece reservas en cuanto a su ecuanimidad, como Newtral y Maldita.es, así que tanta insistencia y recursos en controlar por un lado lo que se ha dado en llamar «el relato» (gobierno con sus peroratas) y a la opinión disidente por otro, resulta como mínimo llamativo si no premonitorio. A esto debemos acompañar con la propuesta que se ha aprobado hoy respecto al control de supuestos mensajes de «odio» en las redes. Qué se entiende por «odio» en las redes y qué por libertad de expresión es algo que podría equivaler a la supresión de toda opinión inconveniente, alejándose por tanto de lo democráticamente higiénico y neutral. Y usando para ello a las propias redes sociales como «jueces». Personalmente creo que esto huele mal. Sobre todo cuando recuerdo la intervención del alto mando de la Guardia CIvil al comienzo de la plandemia, en la que dijo abiertamente que estaban actuando para evitar la difusión de opiniones críticas con la gestión del gobierno.

    https://www.libertaddigital.com/espana/politica/2020-10-27/el-congreso-aprueba-la-propuesta-de-podemos-para-censurar-las-criticas-al-gobierno-en-internet-6674335/
    https://www.youtube.com/watch?v=OdFrQNp15co

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 614.273 bad guys.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.