De «parlamento» a «parlaMIENTO»: no hija, no,… no es lo mismo «declarar» que «denunciar».

SINOPSIS: hace unos días todos los canales de PropagandaTV echaban humo a tenor de un PRESUNTO escenario de acoso sexual seguramente IMAGINADO, para variar. […]

En vista de que parecía que estos días se desinflaba el ímpetu pro-feminista (básicamente por la ausencia de nuevas víctimas de “violencia machista”) parece que alguna casualidad todavía por explicar haya conjurado a la meca de la propaganda (Hollywood) para que una sus fuerzas con la factoría por excelencia de noticias falsas (los medios de comunicación) para devolver a las portadas la tradicional agenda mintakiana.

Como recordaréis, a primeros de octubre saltaron a la palestra los supuestos 20 años de acoso sexual continuado del director de cine norteamericano Harvey Weinstein (¿veinte años nada menos sin salir a la luz? Joder, ¡eso sí que es discreción!). Y si bien no pretendo justificar el comportamiento que le adjudican a este señor, sin embargo sí está claro el precio que tantas mujeres –y hombres ¿por qué no?- estarán dispuestas a pagar para facilitar la consecución de sus prioridades en la vida. (Y hablando de cosas objetivas, ahora sí, recuerdo que una exnovia mía -a la que le encantaban los tíos supercachas todo hay que decirlo- en su día se tiró voluntaria y estratégicamente al miembro más flacucho y feo de una banda de moteros solamente para hacerse un hueco entre los malotes. Huelga decir que, a pesar del tradicional sentir popular, su actitud no la convierte en puta ni mucho menos por utilizar su cuerpo de la manera en que lo hizo, sino en la personificación excelsa de quien tiene las cosas bien claras y, además, sabe escoger la vía más corta para conseguir que sus deseos se conviertan en realidad).

Lo que del tema de Weinstein me escama sin embargo, ya lo he dicho antes, es que las presuntas víctimas esperen tanto tiempo para denunciar a sus agresores. Porque lo que así puede suceder es que algún malpensado llegue a sugerir que el fondo existe una agenda paralela en vez de ningún interés verdaderamente genuino de que se haga justicia con el denunciado, si acaso, y como sería de esperar.

Así, y de manera profética tal vez, el diario público destacaba en titulares el día 17 de octubre el verdadero objetivo de la agenda pro-feminista mintakiana:

“El caso Weinstein puede marcar un antes y un después en los abusos sexuales a mujeres” (Publico.es. 17/10/2017)

Personalmente, mucho me cuesta no relacionar eso de “marcar un antes y un después” con la escalada subsiguiente de escándalos de este tipo y, por supuesto, con la consecución de unos objetivos prefijados y que a primera vista no parecen otros que DISCIPLINAR a la opinión pública para aceptar SIN RESISTENCIA el siguiente paso en su agenda victimista para empoderar cada día más y más al colectivo feminista y para aniquilar de raíz, ya de paso, todo resto de idea de bondad y de derechos del género masculino.

Eso explicaría que solamente tres días después (el día 20) apareciese milagrosa pero puntualmente en las redes la campaña global “Me too [Yo también]” para invitar a toda hija de vecino simplemente a declarar diferentes formas de acoso “machista” (muchas de ellas imaginadas seguramente como veremos) para terminar de calentar los sesos de la opinión pública.

Pero como todo esfuerzo propagandístico en este sentido parece siempre poco, pues el día 22 de octubre el colectivo feminista se sacaba de la manga también la “denuncia” furtiva de los presuntos casos de acoso sexual de los parlamentarios (hombres) europeos. Y es que, siempre a tenor de una supuesta investigación del diario británico The Sunday Times, cuyas fuentes evita revelar, se despachaban a gusto los medios afirmando GRATUITAMENTE el pasado 22 de octubre en titulares:

“Se ha denunciado al parlamento europeo como un semillero para el acoso sexual”

Como ya habréis podido imaginar por la insistencia cansina del asunto en los telediarios, la única fuente mencionada por los “informativos” es precisamente la aportada por The Sunday Times y la cual, por pura casualidad, no existe manera ninguna de verificar. Y en este mismo sentido:

“La revista PolíticoEurope afirma en una publicación este miércoles que unas 30 personas habían denunciado asaltos, abusos y violaciones en el Parlamento Europeo a través de una plataforma confidencial que este medio habilitó en Internet. Si bien PolíticoEurope reconoce que las denuncias NO HAN SIDO VERIFICADAS una a una aún, sí comparte algunos de los casos anónimos.”

Si es que TE DEJAN…

“Decenas de mujeres denuncian haber sufrido abusos sexuales
en el Parlamento Europeo”
(Publico.es, 25/10/2017)

Pues ya lo habéis visto, bulos INVERIFICADOS que se publicitan disfrazados de “noticias” a través de declarantes ANÓNIMAS con acusados SIN NOMBRE también, que son exactamente los ingredientes necesarios para no poder desmentir las declaraciones jamás. Pues así es como se manufactura

una noticia FALSA por necesidad.

Me permito puntualizar, ya de paso, que “declarar” es simplemente contar unos hechos a alguien (inventados o no) y que “denunciar”, por su parte, es acudir con tu DNI en la boca a un organismo competente y mojarte para poner en conocimiento de la justicia un comportamiento legalmente reprochable de un personaje identificable. La denuncia por tanto, garantiza por diseño la existencia CONTRASTABLE de una presunta víctima (el denunciante) y la de un supuesto agresor (el denunciado), condiciones las cuales salta a la vista que las últimas declaraciones anti-machistas son incapaces de cumplir, relegándolas con ello de facto sin remedio al reino de la imaginación interesada de las declarantes.

En consecuencia “declarar”, en el presente contexto, no es más que hablar por no callar con el cruel objetivo de hacer daño –o de avanzar una agenda tal vez-.

Como prueba incontestable de esto que digo, resulta que el medio previamente mencionado ha colgado en una web un formulario de carácter anónimo y público de recogida de “denuncias” el cual, lógicamente, puede ser rellenado automáticamente por desalmados y por bots inacosables a partes iguales toda vez que la identificación del declarante NO es obligatoria. Así que, si queréis ayudar a engordar el número de declaraciones inventadas de acoso, no dudéis en dejar vuestro granito de arena en el siguiente enlace:

“The truth about sexual harassment and assault in Brussels [La verdad acerca del acoso sexual y de la agresión en Bruselas]”

Queda tranquila, porque después de rellenar una larga lista de MENTIRAS te puedes ir de rositas SIN completar tus datos de contacto… porque resulta que son OPCIONALES en el formulario.

Recapitulando, el día 5 de octubre se abre la veda contra Harvey Weinstein; el 17 el diario Público vaticina “un antes y un después” en la campaña pro-feminista; el 20 de octubre aparece puntualmente en las redes el hashtag “Me too [Yo también ME INVENTO cuanto digo]” para estimular el espíritu mintakiano; y el 22, por su parte, el diario The Sunday Times anuncia a bombo y platillo los resultados de su investigación supersecreta sobre el supuesto acoso sexual en el parlamento europeo.

Vaya mesecito, para que luego digan que las organizaciones feministas no se ganan el sueldo.

Y para poner la guinda al pastel, para terminar de ver la relación causa-efecto en cada paso de la megacampaña de propaganda feminista que denuncio este octubre, conviene recordar que el pasado miércoles día 25 la Eurocámara se reunía en Estrasburgo para debatir en su orden del día entre otras cosas ¡taaaa chan!… ¡el acoso sexual!:

Acoso Sexual. Los miembros del parlamento europeo (MEPs) discutirán las acciones a llevar a cabo en la UE para combatir el abuso y el acoso sexual, a tenor de los recientes revelaciones en la industria del cine norteamericana y en la campaña global [en las redes] #MeToo.”

“The Week Ahead 23 – 29 October 2017”

A la vista está que los casos Weinstein y la campaña “MeToo” han podido servir para incluir el asunto en la apretadísima agenda del parlamento europeo y, de paso, para rellenar cabeceras en prensa y telediarios a lo largo del mes (con el permiso del sustituto del “mareaperdices” Iker Jiménez, el Sr. Puigdemont):

“Los diferentes grupos políticos en la Eurocámara han reclamado este miércoles 25 de octubre actuar para atajar el acoso sexual a las mujeres en el seno de la institución europea.

“La Eurocámara pide actuar contra el «secreto a voces»
del acoso sexual a mujeres en la institución”
(LaVozDeGalicia.es, 25/10/2017)

De cualquiera de las maneras, lo gracioso del tema es que las eurodiputadas peleen solamente por los derechos de las mujeres “en el seno de la institución europea” y no en las de fuera también.

Pero tranquilos, que ya se les ocurrirá algo. Que para eso es para lo que sirve traer recurrentemente el asunto del “machismo” a las psiques de los ciudadanos… aun cuando no existan cuerpos fríos para justificarlo.

De hecho, todo apunta a que el mensaje de fondo no son las vidas de las mujeres presuntamente abusadas sino la “MALDAD” congénita del género masculino en GENERAL. Porque, si lo piensas, lo que en realidad se consigue NO poniendo nombre y apellidos al supuesto agresor, es convertir a TODOS LOS HOMBRES a un tiempo en los mismos pervertidos que pretenden denunciar.

Jaque mate al subconsciente del televidente.

BIENVENIDOS A LA TIERRA.




¿Me ayudas a mantener este blog?

ENTRADAS RELACIONADAS:

El «efecto de la ILUSIÓN de la verdad»

La URL de esta entrada es: http://www.bienvenidosalatierra.com/de-parlamento-a-parlamiento/

One thought on “De «parlamento» a «parlaMIENTO»: no hija, no,… no es lo mismo «declarar» que «denunciar».

  1. Una más de las múltiples y variadas estrategias de propaganda recurrente que el feminismo ultra se ha marcado en su quehacer diario. Y es que claro, la pasta que en forma de subvenciones o donaciones les llega a estas organizaciones en pos, no sé si de la defensa de mujeres tanto como de la expansión de un ideario con fundamentos éticos más que cuestionables, hay que justificarla y hacerla rentable. Cuando se mete dinero en algo, hay que verificar y velar para que el resultado de esa inversión sea el deseado. Cualquiera sabe esto y los que sustentan este proyecto ultrafeminista también, por que es muy probable que sean eso, inversores. Grandes inversores. De esos que igual apuestan por un golpe de estado, que por una revolución de color o fomentan -quizá – una disidencia para poder controlarla. Son inversiones, herramientas, apuestas, alianzas y traiciones hechas para conseguir o mantener un dominio. Me pregunto por qué no hay asociaciones, grupos, fundaciones, colectivos y demás organizaciones que consigan tanto espacio e influencia en los medios y estructuras oficiales como los feministas, para dar relevancia a hechos como estos:

    http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2017/08/13/599021e8268e3ec2528b45dd.html
    http://www.elmundo.es/sociedad/2017/04/16/58f393eee5fdea234c8b45ed.html
    http://www.elmundo.es/baleares/2017/04/05/58e4b65ce2704e8b558b45e1.html
    http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2017/10/26/59f1ecbae5fdea423b8b4655.html
    http://www.elmundo.es/sociedad/2017/04/06/58e673f7e2704e96748b463a.html
    http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2017/06/01/592f0785468aeb9f7e8b460b.html
    https://www.elespanol.com/espana/sucesos/20171023/256474480_0.html
    https://www.elespanol.com/reportajes/20171028/257724459_0.html
    https://www.elespanol.com/espana/sucesos/20171023/256474557_0.html
    https://www.elespanol.com/espana/sucesos/20170619/224978529_0.html

    Estos son sólo algunos ejemplos que con casi toda seguridad han pasado completamente desapercibidos en los medios en general y por supuesto -salvo error u omisión involuntarios – no han salido en Tv. Desde luego no disculpo al productor Weinstein ni a NADIE (independientemente de su género) que maltrate o abuse de cualquier persona. Pero que otra vez más las tintas se cargan en la dirección que alguien establece para cimentar una línea de pensamiento muy concreta, es indiscutible. Y si alguien lo duda, que mida los tiempos y espacios empleados en airear unos sucesos y otros. Y sobre todo que contabilice cuánto dinero se mueve y se desvía para financiar el feminismo. Si no fuese un negocio o una herramienta, si no hubiera un beneficio, no existiría. Eso lo tengo claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 570.705 bad guys.