El AISLAMIENTO social solo sirve para IMPEDIR que los seres humanos nos INMUNICEMOS gratuitamente los unos a los otros de manera NATURAL

SINOPSIS: Si el ejecutivo de Sánchez permitiera que el SISTEMA INMUNE humano se encargase del «coñavirus» a la antigua usanza, esto es, DEJÁNDOLE actuar ¿qué necesidad iba a tener de ANIQUILAR los derechos, las libertades y la salud de los ciudadanos a la espera de que sus amos de la OMS hagan CAJA con su mierda de VACUNA? Pues ninguna […]

Como ya sabéis, todas las medidas de represión de libertades y de derechos fundamentales que nos vienen imponiendo desde hace meses con la excusa de un «coñavirus» de pacotilla que no mata ni a dios, tiene de científico exactamente lo mismo que aquel otro cuento cristiano del “pecado original”.

Lo siguiente va a ser caminar con la cabeza gacha. Tiempo al tiempo.

Con esta excusa, el estado –ahora furtivo- de alarma parece que se eterniza hasta que los profesionales de la enfermedad tengan listas sus “supervacunas”, que a ojos del gobierno y sus acólitos se constituye como la única solución viable a este “problema” (como si la vacuna por ejemplo de la gripe, sin ir más lejos, les hubiera servido para aniquilar la enfermedad).

Aun así cuesta creer que un “coñavirus” cuasi gemelo de la gripe común, esté pudiendo sobrevivir durante tanto tiempo (e incluso en pleno verano) cuando, en comparación, el virus de la gripe desaparece “él solito” en tres o cuatro meses tan solo.

Dicho esto ¿por qué nos está costando tanto acabar con este “coñavirus”?

Para comprenderlo creo que lo mejor es echar mano de la explicación que el Dr. Tim O’Shea proporciona del funcionamiento del sistema inmunológico humano en su libro titulado “Vaccination is not inmunization [Vacunación no es inmunización]” (New West, 2010):

Cuando un crío pilla una enfermedad su sistema inmune en formación se pone alerta. Puede sentirse más o menos enfermo durante días, pero en la mayoría de los casos […] se termina recuperando [poco después]. Si al [sistema inmunológico del] chaval se le permite hacerse una idea de cómo combatir la enfermedad por propios medios SIN toda la confusión añadida ni la carga de potentes medicamentos y vacunas, entonces el cuerpo ya no será susceptible en el futuro a dicha enfermedad, jamás en la vida. Ahora tiene inmunidad a ese mal, un recuerdo de cómo combatirlo. Cuando el cuerpo adquiere tal memoria por sí mismo, sin medicinas, entonces tenemos inmunidad natural. El cuerpo ahora posee una nueva arma –y permanente- para protegerse de las amenazas del entorno. Es por eso que los niños sin vacunar tan solo cogen la varicela una vez en la vida. Cuantas más armas [de este tipo] sea capaz de crear el cuerpo por su cuenta, tanto menos susceptible será a los factores estresantes y a las enfermedades del ambiente cuando alcance la edad adulta. La inmunidad natural puede transferirse de la madre al feto [facultad que las farmacéuticas odian por cierto a más no poder, y que ni de broma piensan insuflar en sus vacunas].

Tim O’Shea, “Vaccination is not inmunization” (New West, 2010, p 48).

Moraleja: al ser humano le SOBRAN recursos naturales para pasarse por la piedra hasta a los “coñavirus” más curtidos… siempre que le PERMITAMOS actuar. De ahí que, como especie, sigamos todavía dando por saco después de millones de años en este planeta.

El texto de O’shea no deja dudas al respecto, la medicina occidental está poniendo PALOS en las ruedas del sistema inmune humano: vía vacunas y otras mierdas químicas por un lado, y por estados infundados de arma y “coñafinamientos” discrecionales forzosos, o recomendados tan solo para los sumisos de postín.

Porque cuando tu hijo se pilla cualquier cosa en el colegio, es únicamente porque ha estado en contacto con sus amiguitos. O sea, que es gracias a virus ajeno que el sistema inmune de tu pequeño se refuerza y se pone a funcionar, inmunizándole de por vida (si le dejan) a cada enfermedad que se le presente.

La palabra clave del texto es “contacto”. El ser humano lleva millones de años COGIENDO y PASANDO virus entre sus congéneres. Y aquí estamos.

Pero claro ¿qué es lo que sucede cuando se nos obliga a meter a los niños en “burbujas”; cuando se nos invita a dejar de salir a la calle; cuando se nos recomienda reducir el contacto social a mínimos -o incluso a eliminarlo por completo– y se nos exige quedarnos a vivir dentro de una urna de cristal bajo la cama? Pues que le privamos a nuestro sistema inmunológico de crear sus resistencias y de aniquilar al “coñavirus” de manera NATURAL.

Dicho esto, que levante la mano el inmunólogo que no esté a sueldo del Sistema y que no sepa que para lo único que parece servir el aislamiento es para IMPEDIR que los seres humanos nos INMUNICEMOS los unos a los otros.

De manera que ahora tan solo nos falta por descubrir si el señor ministro de Sanidad, Don Simón “el enterrador” y sus secuaces son todos gilipollas –como nos quieren hacer creer- o una panda de traidores hijos de puta conspirando con la OMS ante las cámaras para HUNDIR para siempre la economía de MUCHOS países y llevarse por delante, como poco, la SALUD física y mental de los ciudadanos y, como mucho, la experiencia simultánea terrestre en su totalidad.

Así que ahora tan solo nos queda por ver cuántas vueltas de tuerca le dan a esta puta infamia y hasta dónde nos llevan las consecuencias.

Mientras tanto,

Cada cual a lo SUYO
PASANDO de TODO y del resto

Ese es mi consejo. 😉

BIENVENIDOS A LA TIERRA

ENTRADAS RELACIONADAS:

Nostalgia

Cómo maltratar y DESCAFEINAR la experiencia simultánea

Ahora ¿todos somos Spock?

Cómo ELEVAR uno su ESPÍRITU en estos tiempos de «coñavirus»

La URL de esta entrada es http://www.bienvenidosalatierra.com/el-aislamiento-social-coarta-la-inmunización-natural

1 thought on “El AISLAMIENTO social solo sirve para IMPEDIR que los seres humanos nos INMUNICEMOS gratuitamente los unos a los otros de manera NATURAL

  1. Admin dice:
    [ ] «Dicho esto, que levante la mano el inmunólogo que no esté a sueldo del Sistema y que no sepa que para lo único que parece servir el aislamiento es para IMPEDIR que los seres humanos nos INMUNICEMOS los unos a los otros.»
    No sólo eso, sino que además se insufla permanentemente el miedo al prójimo (no sea que nos mate contagiándonos) y ya se dicen (y publican) lo que en mi opinión son gilipolleces como por ejemplo que no se cante o no se grite por que eso contagia. Eso es. Calladitos, quietos, obedientes y acojonados. El sueño húmedo por excelencia del poder desde siempre.
    https://www.elconfidencial.com/tecnologia/ciencia/2020-08-24/hablar-gritar-coronavirus-propagacion-aerosoles-goticulas_2721784/

    Admin vuelve a decir:
    [ ] «Así que ahora tan solo nos queda por ver cuántas vueltas de tuerca le dan a esta puta infamia y hasta dónde nos llevan las consecuencias.»

    Pues esto va para largo. Yo creo que, de hecho, se les ha ido de las manos. Creen que lo controlan, pero no. «Yo lo dejo cuando quiera» es la penúltima frase que pronunciaron muchos yonkis. Estos igual. La diferencia fundamental es que las víctimas somos nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 614.273 bad guys.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.