El autobús de los cojones, de las vulvas y de los penes, y el «proBresismo» de espíritu

SINOPSIS: Observar no es insultar, es DESCRIBIR cuanto percibimos desde nuestro limitadísimo punto de vista. Salta a la vista que si no fuera por este imperativo genético (el de percibir el mundo en PRIMERA persona) a todos les resultaría más sencillo meterse en la piel de los demás.

Estos días las “armas de distracción masiva” del Sistema apuntan, con razón o sin ella, a la campaña de la plataforma HazteOir.org mediante la cual han tenido paseando por Madrid un autobús rotulado, quien lo diría, ¡con una innecesaria lección de anatomía!:

Joder, si no me lo llegáis a decir…

Huelga decir que el hecho de que los hombres tengan pene es un dato objetivo y contrastado, por lo menos en mi caso, y creo que no me equivoco si extrapolo mi conclusión al resto de mi especie. Lo que procuro no hacer, si acaso, es ir gritando al mundo determinadas obviedades (bueno, lo intento).

En cualquier caso ¿qué problema hay en que un organismo tan intolerante como quien le censura publicite por las calles la presunta obligatoriedad, según ellos, de conformarse uno con el sexo preinstalado en fábrica?

Total, si la Sra. Carmena se gasta el dinero de los madrileños para promocionar las supuestas bondades de la acogida de refugiados e inmigrantes ¿por qué no iba a poder gastar la organización el suyo para recordarnos a los hombres que tenemos pene?

¿Acaso no tiene todo el mundo derecho a costear su propia propaganda? ¿O es solo el punto de vista del gobierno municipal el que tiene que predominar? ¿Y no es eso demasiado “facha”, pregunto, para todo un gobierno de “izquierdas”?

Basta con echar un vistazo al siguiente enlace (gracias a “El Abuelo”) para comprender que, efectivamente, lo que el Sistema desea es que se promocione solamente su punto de vista, para variar.

Sin duda eso explicaría que NO se haya escuchado en los medios palabra alguna al respecto de una insensatez infinitamente mayor publicitada también hace casi dos meses ya. Tiempo han tenido ¿no?

“La asociación de familias de menores transexuales Chrysallis va a difundir, a partir de este martes, una campaña de concienciación sobre la transexualidad infantil ‘Niñas con pene y niños con vulva’, en las marquesinas de autobús y metro de Navarra y el País Vasco.”

 

¿Sabéis? Una vez yo tuve una raja, pero se me cerró con el tiempo. ¿Significa eso que ya no soy mujer? Cuando me interese ¿me puedo volver a caer?

“Llega a las marquesinas de Navarra
una polémica campaña de concienciación
sobre transexualidad infantil”
(Navarra.ElEspanol.com, 09/01/2017)

Por otro lado, ¿alguno se piensa que se le va a caer la polla por mirar, o por no hacer caso, al anuncio del bus? Mejor aún:

¿De verdad que alguien se cree que un transexual CONVENCIDO va a dejar de serlo por el mero hecho de encontrarse un pene (propio) entre sus muslos?

Pues aunque parezca mentira lo hay. La Audiencia Nacional acaba de prohibir la exhibición del bus (i) por “extralimitarse” HazteOir en la divulgación de sus creencias; y (ii) porque “parece dirigirse a las personas con una orientación sexual distinta, NEGÁNDOSELA, lesionando de esta manera su dignidad”. Con dos cojones… y un pene.

Según mi creencia, la vía Simultánea existe en el Juego para explotar todas y cada una de las infinitas (desde el punto de vista de la encarnación) experiencias que el escenario de la Tierra proporciona.

De ahí que los esbirros Secuenciales, a mi modo de ver, intenten apartar a los imberbes candidatos a transexual del camino legítimamente marcado por Quienes Son Realmente.

En cualquier caso, insisto, ningún Simultáneo de cierta entidad desistirá de su deseo de experimentar la transexualidad por ejercicios como éste y, si acaso, campañas como la comentada le habrán de servir de acicate para demostrar en qué lado de la balanza se halla.

Y si los responsables de la campaña quieren decirle a los transexuales que no son mujeres, pues ahí están ellAs para decirles: “¡aquí está mi COÑO!”… y para cambiar su realidad seguidamente como mejor les parezca.

Visto así, dudo mucho que ningún transexual debiera sentirse realmente amenazado u ofendido por la estrategia de HazteOir. En cuyo caso, si ni siquiera pueden ofenderse aquellos a quienes el eslogan va presuntamente dirigido ¿quién cojones son el RESTO para poner el grito en el cielo?

La respuesta hemos de buscarla tras la palabra “ofensa” tal vez. ¿Os habéis dado cuenta que de un tiempo a esta parte cada vez se pueden hacer o decir menos cosas sin “ofender” a alguien?

Nada más lejos, pues, del RESPETUOSO sentir del Simultáneo hacia los caminos y los gustos de los demás (“tú no me tocas los güevos a mi y yo no te los toco a ti”); ni más cerca de la actitud represiva del Secuencial o minion de turno que por narices pretende imponer sus actividades, sus perspectivas, sus creencias y sus gustos, al resto de la población mundial.

El problema deviene cuando un gobierno cualquiera se arroga la postestad de hacerlo y restringe determinadas actitudes y comportamientos por ley; cuando el vicio, en suma, en TOTALITARISMO se convierte (como viene siendo costumbre en los planetas secuenciales desde tiempos inmemoriales).

A este respecto ¿os habéis dado cuenta del apoyo incondicional de los medios a las minorías animalistas? Saltan a la plaza de toros “cuatro” putos gatos (o vacas) y le joden el espectáculo a cientos. Entonces los medios le declaran víctima a la minoría pasándose por el forro los derechos y los gustos de la mayoría (como ya apuntaba El Abuelo en comentario previo a anterior entrada).

Si no te gustan los toros, no vayas, hijoputa; si no te gusta el fútbol, no pidas que se clausuren los estadios, no vayas y punto; si no te gustan las misas, pues no las atiendas… ¡pero tampoco te cueles a empujones en sujetador en la capilla para joderle el evento a tus convecinos!

Eso me parece una conducta muy DESPRECIABLE y propia solo de espíritus imberbes y de Secuenciales tocapelotas. Es una falta de respeto que debería penarse con los medios necesarios para que el pobre de espíritu de turno pudiese aprender para siempre a respetar el Camino de los demás.

Y no, “desnudarse no debe escandalizar a nadie”, como tampoco debería hacerlo recordarnos que los hombres tenemos pene. Joder, es como si saltara de su silla un miembro del colectivo de tullidos y de mancos por escuchar en clase de ciencias naturales que los seres humanos se caracterizan por tener ¡dos brazos y dos piernas! Pero ¿adonde vamos a llegar?

Lo que sí me parece un verdadero escándalo es que personajes como Rita Maestre participen del gobierno de la capital de un país occidental. Y encima nos vengan siempre de “progresistas”, de “coleguitas” y de “modernos”.

Y es que en realidad no se trata de una moda “progre”, sino del comportamiento programado del colectivo de minions y de “proBres”, de muy “proBres” de espíritu.

Os dejo a este respecto un estupendo vídeo “caído del cielo”. 😉


¡Aúpa Segovia! 😉

BIENVENIDOS A LOS ÚLTIMOS COLETAZOS DE LA TIERRA SIMULTÁNEA




¿Me ayudas a mantener este blog?

ENTRADAS RELACIONADAS:

«Animal power»: El colectivo animalista se viene arriba

La URL de esta entrada es: http://www.bienvenidosalatierra.com/el-autobus-de-los-cojones-de-las-vulvas-y-de-los-penes-y-el-probresismo-de-espiritu

¡No te olvides de COMPARTIR!Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on Reddit

One thought on “El autobús de los cojones, de las vulvas y de los penes, y el «proBresismo» de espíritu

  1. Lo que me cabrea de verdad de este asunto no es que alguien diga, ni mucho menos sienta, que sus gustos sexuales no coinciden con lo que corresponde – formalmente – al cuerpo que habita. Lo que de verdad me parece vergonzoso e intolerable es que no se deje en paz a los niños y se les involucre e instrumentalice en una campaña a favor de la transexualidad. ¿No será mejor dejarlos crecer a su aire y que descubran ellos qué son, qué quieren y qué les gusta sin influencias interesadas? ¿Es que ya vale todo con tal de obtener notoriedad? Y, si es válido usar a los niños en una campaña pro-transexualidad, ¿por qué no es igualmente válido opinar que NO lo es y defenderlo con los mismos (o parecidos) medios? Lo que me revuelve de todo este asunto es como la maquinaria pro-LGTB ha movilizado todas sus influencias para responder de una forma tan intransigente como virulenta y reaccionaria a un grupo que tiene todo el derecho a pensar diferente y a expresarse. Me hace gracia – por decirlo así – como todos los “progres” de los medios y los politiquillos se han subido al carro tan rápido como han podido para que se les viera en la foto dando hostias a los de HazteOir.org. Que pena que ninguno de estos adalides de la libertad y los derechos haya recordado a Voltaire cuando dijo “No estoy de acuerdo con su opinión, pero daría mi vida para que pudiera expresarla”. Qué evidente se hace en estos casos quien es el que realmente manda y como impone una línea de pensamiento y dialéctica para adoctrinar a todo bicho viviente sin posibilidad de réplica y con toda garantía de castigo si te sales de la línea marcada. ¿Cómo piensan estos ínclitos tertulianos y periodistas que alguien con dos dedos de frente y unos mínimos recursos de intelecto va a dar crédito a sus opiniones si parecen dictadas por el grupo de presión de moda? Que quede bien claro que no tengo NADA a favor de la organización HazteOir. No soy religioso practicante. Ni siquera he hecho la primera comunión, y con casi toda seguridad su ideario está tan alejado del mío como lo está el Everest de mi barrio. Pero no me hace falta ser fiel a ningún credo oficial para ver como se manipula a la opinión pública y como, además, algunos hacen negocio, ganan popularidad y suben sus audiencias a costa de incendiar a la gente con determinados temas. Me gustaría recordar además, que cuando en un debate de ideas lo que se persigue es eliminar de la ecuación al adversario en vez de razonar con él, el resultado, lo que queda, es el más rancio totalitarismo. En un país medio culto esto jamás habría pasado. Nadie habría vestido con niños una campaña de publicidad de esta índole. No se habrían atrevido. Nadie hubiera dado respuesta por que no sería necesario y por supuesto los medios no habrían tenido de qué hablar por que nada habria sucedido. Así pues, lo que hay que preguntarse cuando algo así sucede es ¿quien gana con estas cosas? Contestando a esta cuestión seguramente se responden muchas cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 559.836 bad guys.