El MENSAJE inolvidable que nos deja este «coñavirus» mataviejos

SINOPSIS: En la actual coyuntura lo único importante es que, con excusas o sin ellas, el gobierno del gobierno ya nos tiene donde y como quería.

Venga, vale, podéis intentar hacerme creer que existe un cruel virus “mataviejos” que a 23 de marzo de 2020 se ha cobrado en España las vidas de 2.182 personas. Ancianos en su mayoría todas ellas (el 95,4% de los fallecidos tenía más de 60 años) y con cuadros clínicos tan extensos y severos que hasta tienen que imprimirlos en papel continuo.

Fuente: Ministerio de Sanidad, Actualizacion_53_COVID-19.pdf

Dicho lo cual ¿queréis que me crea también que el “coñavirus” ese de Wuhan es la causa REAL de la muerte de TODAS esas personas? Ni de broma.

Lo digo porque hace unos días se registró aquí en mi pueblo la primera víctima oficial de la presunta pandemia. Se trataba de un vecino (i) de 92 años de edad; (ii) fumador extra-compulsivo desde bien joven; (iii) diagnosticado de cáncer desde hace años; (iv) con una metástasis que le llegaba hasta la mesilla de noche y (v) con un cuadro clínico general que le impedía pisar la calle desde hace meses. En otras palabras, el anciano llevaba ya tiempo con un pie en la tumba y sanseacabó.

Pero qué casualidad, que sus familiares le llevan a urgencias por estado de salud tan delicado y ¡bingo! se le diagnostica y al rato muere ¿a que no adivináis de qué?

¡Pues de “coñavirus” cogido -por lo visto- postrado en su cama por ciencia infusa!

La versión oficial de los hechos, la contada a los familiares, ignora con desvergüenza lo complicado del cuadro clínico del abuelo y le endosa toda la autoría de su muerte a la causa del secuestro legal del 100% de los españoles (tanto si forman parte de los grupos genuinos de riesgo como si no, que es lo que me mosquea).

Claro, si el 95,4% de los fallecidos son ancianos con complicaciones previas ¿a cuento de qué confinas en sus casas a la totalidad de la población?

En adición ¿cuántas de las muertes con las que nos taladran cada día los oídos los telediarios son muertes reales por “coñavirus” en vez de simples tantos anotados por el gobierno para poder JUSTIFICAR la RESTRICCIÓN salvaje de nuestras LIBERTADES?

Porque claro, si al final se demuestra que la virulencia efectiva del “coñavirus” no es tan grave como la están haciendo parecer ¿cómo iba el gobierno a explicar la “necesidad” de conjurar su estado totalitario de alarma?

Mejor aún ¿quién fue primero? ¿el huevo o la gallina? ¿el “coñavirus” de Wuhan o la necesidad de DESTRUIR los estilos de vida de los ciudadanos del mundo entero?

Pensadlo bien porque no es lo mismo que un incidente cualquiera produzca una serie de consecuencias, que que se utilice un incidente artificial como simple estratagema para justificar la serie de medidas que se irán a imponer después (que ya se habían determinado por supuesto con antelación) y que cada gobierno del mundo está imponiendo a su manera, si os fijáis, a rajatabla.

De ahí que nada tenga sentido en la presente coyuntura si no es tratando de justificar esta “pandemia” a todas horas en los medios con estadísticas de muertos (seguramente trapicheadas) y con mensajes, reportajes y discursos como recién sacados de una película de terror.

Dicho esto, me permito traducir la siguiente entrada de un bloguero (creo que norteamericano) que refleja a las mil maravillas mi sentir:

La “pandemia” del [“coñavirus»] ha sido diseñada principalmente para EMPODERAR a la élite gobernante y adelantar sus deseos autoritarios. La herramienta principal es el miedo innato humano a la muerte, y este miedo ha sido magnificado enormemente por los medios de propaganda corporativa.

Para todos aquellos capaces de dejar de lado la trampa del miedo es obvio que esta enfermedad supone una amenaza de muerte MENOR que la gripe estacional y la tuberculosis. Hasta la fecha, el ratio de mortandad [del “coñavirus” de Wuhan] es minúsculo en comparación, si bien el estado y sus medios prometen que los números crecerán rápidamente y que la única opción [que nos queda] para “aplanar la curva” [de contagios] es la IMPOSICIÓN de medidas autoritarias, incluyendo la declaración de la ley marcial [sic], como ya es el caso de Italia [y de España].

El ESTADO tiene el monopolio de la COERCIÓN y de la VIOLENCIA. A lo largo de la historia ha demostrado repetidamente que su reflejo durante un crisis, inventada o real, es demandar OBEDIENCIA de las masas o sufrir las consecuencias (arresto, multas, encarcelamiento o incluso muerte). Es lo que estamos viendo estos días en California, el paraíso liberal hoy en cuarentena, y en breve convertido en ley marcial cuando la gente rehúse creerse que el [“coñavirus”] es el malo de la película como dice el gobierno. Para el estado es INACEPTABLE que sigamos haciendo nuestra vida normal. Y eso mismo está ya sucediendo en la costa opuesta en Nueva York, otro bastión del pensamiento liberal.

Además de avanzar aún más su régimen autoritario, el estado y sus amos, banqueros y corporaciones transnacionales, están determinados a derribar una economía ya enferma, manufacturada de esa forma durante décadas con la ayuda de políticas post-keynesianas y la religión neoliberal. Así pueden reconfigurar economías [enteras] y establecer un plan para un GOBIERNO MUNDIAL centralizado, perseguido desde hace tiempo y admitido por la mayoría (busca “gobernanza global”). Este plan fascista de alto nivel se nos vende como un esfuerzo por alcanzar la paz, la seguridad, la justicia y los sistemas de mediación global. Pero nada tiene que ver con eso en realidad.

Recuerda las observaciones de Henry Kissinger tras los disturbios de Los Ángeles [de principios de los 90]. Este criminal de guerra y operativo de Rockefeller dijo que bajo las circunstancias de la crisis APROPIADA la gente correrá a pedir al estado que le PROTEJA. Poco a poco las masas esperarán y demandarán del estado, como niños desamparados, no solamente que les protejan sino que además les entreguen gratuitamente toda suerte de mercancías a cuenta de otros.

El actor y comediante Chris Rock dijo durante el reinado de Barack Obama que el presidente se parece al padre que demanda de sus hijos obediencia. Pues así es como millones de personas ahora miran al gobierno: como a un PADRE benéfico que cubrirá todas sus necesidades y les protegerá durante las crisis, tanto las reales como las inventadas.

La “pandemia” [del “coñavirus”] destruirá sin duda ninguna una ya debilitada economía y despejará el camino para un gobierno mundial centralizado, autoritario y fascista, y una reconfiguración económica que enriquecerá mucho más a las élites en el poder.

[…] Este es el objetivo final de la “crisis” [del “coñavirus”]:

SUBORDINACIÓN al estado y
el respeto de sus dictados autoritarios
sin preguntas ni quejas… ni resistencia
.

“The Lesson of COVID-19” [La lección del COVID-19]
(Kurtnimmo.blog, 20/03/2020)

Revelador que esté pasando en cada país del mundo exactamente lo mismo ¿verdad? y con los mismos procedimientos que estamos sufriendo los españoles aquí.

Pues ya lo estáis viendo, con la peña absolutamente DÓCIL, ACOJONADA y PARANOICA en sus encierros, el gobierno puede hacer con estos seres lo que le venga prácticamente en gana (y todavía llevamos una semana de encierro. Ahora tan solo nos quedan otras TRES).

Para el resto, os recuerdo que la voz cantante de CADA UNO la lleva Quienes Somos Realmente. Si el Plan es que te sodomicen, que sepas que no te libra ni dios.

Pero ¡ay, amigo! si tu Plan es pasarte por el forro las mentiras y las anhelos totalitarios de tu gobierno, que no te quepa la menor duda de que Quien Eres Realmente te proporcionará cuantas OPORTUNIDADES necesites para conseguirlo. Que no va ser todo poner siempre el culo ¿verdad?

No puedes morir antes de tiempo. No puedes morir de manera diferente a la que TÚ MISMO escogiste poco antes de nacer.

Dicho esto ¿miedo a qué?

BIENVENIDOS A LA TIERRA

ENTRADAS RELACIONADAS:

Jamás ha estado tan cerca la LEY MARCIAL AUTOIMPUESTA que con el «coñavirus» ese de Wuhan

¿Se puede PARAR EL MUNDO por la incidencia de una «enfermedad RARA»?

El Jugador

 La URL de esta entrada es: http://www.bienvenidosalatierra.com/el-mensaje-inolvidable-que-nos-deja-este-conavirus-mataviejos

8 thoughts on “El MENSAJE inolvidable que nos deja este «coñavirus» mataviejos

  1. «Pero nadie habla del día después, cuando la enfermedad pase y nos demos de bruces con un nuevo panorama que sospecho no va a gustar a casi nadie.» (El Abuelo)

    Eso es, hasta que no pase toda esta mierda y veamos las CONSECUENCIAS que dicha jugarreta, hasta entonces no sabremos el PARA QUÉ. ¡Sorpresa! 😀

  2. Gracias por toda tu información. He llegado a tu página buscando información sobre la gripe española. Yo soy desconfiado por no decir conspiranoico desde las torres gemelas por lo menos. Escuché a forcades sobre la gripe A en su día, y ahora estoy investigando más a fondo sobre virus (solventes de las células) y vacunas (tejidos infectados de otros animales) . Estoy viendo que ya venías avisando desde 2009 sobre todo esto. Gracias, de verdad, un abrazo.

  3. Si no es una «oportunidad» creada al efecto, la pandemia es, desde luego, una ocasión que no van a desaprovechar para producir otro «reset» en la economía y en la sociedad a escala mundial. Otro impulso para el NOM. Eso está claro.
    Ahora se nos centra en el miedo. Las noticias se focalizan casi únicamente en el número de contagiados y muertos, en obedecer y en que todos hagamos de policías de todos. Pero nadie habla del día después, cuando la enfermedad pase y nos demos de bruces con un nuevo panorama que sospecho no va a gustar a casi nadie.

  4. «Hoy no sabría decir de que escogí morir esta vez, pero sí se que de miedo no será.» (Reja)

    Bien dicho, amigo, la obligación de los Secuenciales es contarnos tantas MENTIRAS como puedan y, la nuestra, pues NO creerlas 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 611.547 bad guys.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.