ESTADÍSTICAMENTE al menos, parece más seguro conducir «BORRACHO» que sereno

SINOPSIS: Un mundo de naturaleza probabilística -e imaginaria- admite una infinitud de miradas. Y yo siempre invito en este espacio a contemplar la Vida desde cualquier perspectiva ALTERNATIVA […].

Vaya por delante antes de nada que el siguiente artículo NO es ninguna oda al consumo de alcohol ni de drogas (a mí jamás se me ocurría robarle el protagonismo ni a los anunciantes y los “informativos”). Sea como fuere, con los datos en la mano y con la lógica bien apostada entre las orejas, las cosas son como son.

En plena época estival es siempre cuando más humo echan las cabezas de los conductores. Por un lado, los telediarios nos recuerdan a cada ocasión que prácticamente España entera celebra sus fiestas patronales por estos días (y no, el anuncio no es ninguna invitación a participar de ellas). Aun así, por sus contenidos de jolgorio desmedido uno tiende a deducir que la totalidad del ocio y del turismo entre nuestras fronteras se ha terminado reduciendo con el tiempo al mero acto de comer y beber como cerdos .

Y todo para martillearnos seguidamente después, si se piensa, con la supuesta cantidad de “borrachos” y “drogatas” que atestan al volante las vías españolas. Conviene sin embargo recordar que “tasa de alcohol en sangre no permitida” no significa necesariamente “conducir como una cuba” como nos quieren hacer creer. De manera que, por favor, dejemos de culpabilizar a todo el mundo por seguir las tendencias que a la mayoría les inculcan los telediarios.

“Hola mamá”… “¿qué haces, hijo?”… “nada, aquí estudiando en el pueblo con unos amigos…”

En este mismo sentido, aquí dejo un dato curioso al respecto de los archipublicitados accidentes de tráfico:

“El 42,1% de los 651 conductores fallecidos (1.198 personas en total) en 2017 en accidentes de tráfico y sometidos a autopsia había consumido alcohol, otras drogas y/o psicofármacos, según la memoria del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF) sobre las víctimas mortales en accidente de tráfico en 2017 presentada este lunes.”

“El 42,1% de los conductores fallecidos en accidentes de tráfico en 2017 había consumido alcohol, drogas o psicofármacos” (ElEconomista.es, 23/07/2018)

De manera que si mis sentidos de “afásico” no me engañan y el 42,1% de los conductores fallecidos llevaban restos de drogas o alcohol en sangre, entonces eso solo puede interpretarse como que el 57’9 por ciento restantes NO LOS LLEVABAN.

Moraleja:

Es más probable que mueras en carretera
si conduces SERENO.

Que no es que lo diga yo, sino que lo dicen los datos oficiales de mortandad: 42,1 vs. 57,9%. Dicho esto, que cada uno la palme como le corresponda.

BIENVENIDOS A LA TIERRA

P.S. Es bien probable que si la Dirección General de Tráfico está tan “preocupada” por las vidas de nosotros conductores sea porque, si nos morimos todos de golpe… ¿a quién iban a MULTAR entonces?

ENTRADAS RELACIONADAS:

La Vida es una rueda loca y cada uno «se jode» cuando LE TOCA, y punto

La URL de esta entrada es: http://www.bienvenidosalatierra.com/estadisticamente-al-menos-parece-mas-seguro-conducir-borracho-que-sereno

4 thoughts on “ESTADÍSTICAMENTE al menos, parece más seguro conducir «BORRACHO» que sereno

  1. “Lo mejor de todo viene al final, en que sin rubor alguno se asegura que no se han analizado todos los accidentes pero que se ha tomado una “muestra suficientemente amplia y representativa”.” (El Abuelo)

    Traducido al román paladino “muestra suficientemente amplia y representativa” seguramente significa “no hemos hecho ni el güevo”. Es lo que tiene saber idiomas 😉

    Gracias por los datos!

  2. Admin, a mi me da que la cosa es cargar sobre el individuo toda culpa con al menos dos fines claros:
    A) Exonerar a la Administración de cualquier responsabilidad, irregularidad, mala praxis, mala señalización de la vía, mal trazado de la misma, etc… En definitiva, alejar cualquier juicio o análisis de la posibilidad de que el Estado sea culpable de algo.
    B) Educar a la gente en el principio de que el Estado siempre te puede pedir cuentas pero tu a él nunca.
    Me hace gracia ver como – ya puestos – se redacta la información omitiendo cualquier valoración sobre los porcentajes descritos el artículo en cuestión motivo de esta entrada. Ojo al texto:

    [ ] “Cannabis, la droga más detectada

    Por otra parte, el documento revela que los hábitos de consumo de drogas en conductores se mantienen durante esta última década. El 66% de los casos analizados dio positivo en alcohol (3 de cada 4 con una tasa de alcoholemia superior a 1,2 g/l), el 37% en drogas y el 26% en psicofármacos. La droga más detectada es el cannabis (58%), seguida de la cocaína (50%).

    En cuanto a los consumos asociados (mezcla de dos o más sustancias), los más frecuentes son los de alcohol y cocaína (7%), y de alcohol y cannabis (6,9%).

    34% de positivos en peatones fallecidos

    El informe de Toxicología señala también 143 casos analizados de peatones fallecidos en accidentes de tráfico, de los cuales el 34% arrojaron resultados positivos en alcohol, drogas y/o psicofármacos. De estos peatones con resultado positivo (49), un 55% había consumido alcohol (un 85% con una tasa de alcoholemia superior a 1,2 g/l), un 31% drogas y el 41% psicofármacos. En tres de cada cuatro casos (74%) son hombres de más de 50 años.

    A pesar de que la memoria del INCTF no analiza todos los accidentes de tráfico con víctimas mortales, los datos contenidos proceden de una “muestra suficientemente amplia y representativa”, y los resultados obtenidos pueden considerarse “un reflejo de la realidad nacional”, asegura el INCTF. ”

    O sea que no parece relevante que al menos una cuarta parte de los conductores accidentados mortalmente estaban tomando psicofármacos. Pasamos de puntillas sobre el dato. Cojonudo.
    Pero es que entre los peatones fallecidos y según el mismo artículo, “tan solo” el 41% habían consumido estos medicamentos. Hay más peatones fallecidos que habían ingerido estas sustancias que peatones fallecidos por haber tomado drogas no legales. Pero tampoco parece importante.
    Lo mejor de todo viene al final, en que sin rubor alguno se asegura que no se han analizado todos los accidentes pero que se ha tomado una “muestra suficientemente amplia y representativa”. ¿A juicio de quién es “suficientemente amplia y representativa” la muestra? ¿Qué y cuántos casos se han excluído del estudio? ¿Con qué criterios se considera que un determinado suceso debe o no ser incluído en la muestra del estudio?. Pues esta es la metodología, sospecho, que se sigue para todo. Personalmente no me resulta muy rigurosa. Lo que trasluce del artículo en cualquier caso, es que al menos el 42,1% de los conductores y el 34% de los peatones accidentados y fallecidos, había tomado algo para escaparse de su propia vida al menos por un rato y lo consiguieron de forma definitiva. A mi me parece que los números son demoledores. Ni con Franco pasaban estas cosas.

  3. “Se mencionan los “psicofármacos” entre los que se encuentran los ansiolíticos, sedantes y antidepresivos. Es decir, medicamentos que con el fin de poder soportar la vida toman, según el estudio ESEMed-España, más 6,1 millones de personas adultas, […]” (El Abuelo)

    Claro, las DROGAS del sistema legal de “salud” no cuentan. Y del estilo de vida AGÓNICO de la mayoría como bien dices, de eso ni palabra 😉

  4. Si los números no engañan, cosa que se puede dudar dependiendo de quien los “cocine” y difunda, la cosa ha quedado bien clara: los serenos al volante tienen más accidentes. 😉 Por otro lado y si me atengo a la literalidad de lo escrito:
    “El 42,1% de los 651 conductores fallecidos (1.198 personas en total) en 2017 en accidentes de tráfico y sometidos a autopsia había consumido alcohol, otras drogas y/o psicofármacos [ ]”
    resulta que el hecho de que las víctimas los hubieran consumido no quiere decir expresamente que hubieran SUPERADO la tasa permitida de aquellos que son legales. Se mencionan los “psicofármacos” entre los que se encuentran los ansiolíticos, sedantes y antidepresivos. Es decir, medicamentos que con el fin de poder soportar la vida toman, según el estudio ESEMed-España, más 6,1 millones de personas adultas, que son las que pueden conducir coches, motos, camiones etc… O sea que casi lo difícil es encontrar a alguien que no las tome y por lo tanto cuando hay accidentes un porcentaje significativo de las víctimas revelan esas sustancias en su sangre. A lo mejor tendríamos que cambiar el modo de vida (o mala vida) que tenemos por otro que no fuerce a la gente a tomar según qué cosas y quizá además de ser más felices tendríamos menos accidentes. El estudio es de hace unos años, así que si simplemente se ha continuado con la tendencia que el propio estudio detalla, los datos de consumo habrán crecido. Los de ingresos de las farmaceuticas también. Deduzco.

    Datos:
    https://www.cop.es/uploads/PDF/2.EsperanzaDongil-Consumo_de_Psicofarmacos_en_AP.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 576.227 bad guys.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.