Esto SÍ es una sociedad MACHISTA de verdad

SINOPSIS: Si queréis saber lo que nuestra sociedad NO ES –por más que se empeñe en afirmarlo el universo feminista- no dejéis de ver la serie “The handmaid’s tale [El cuento de la criada]”.

Acabo de terminar de ver “The handmaid’s tale”, basada en la novela del mismo nombre de la escritora –feminista, anticipo- Margaret Atwood.

Yo también duermo con el diablo…

La teleserie dramatiza unos EE.UU. bajo el yugo de la dictadura más machista que solo una feminista radical osaría imaginar. Esto es, el escenario necesario para hacer CREER a sus acólitas –aunque sea mentira- que su futuro es exactamente el mismo que la ficción ventila por pura casualidad.

“El futuro es una puta pesadilla”, ciertamente, pero FEMINISTA.

Bueno, para casualidad de verdad, que la serie se pasara en 2017, que yo haya terminado de verla hace bien poco, y que hace nada los responsables del conocido portal de divulgación TED me regalaran esta presentación también, confirmando con ello, parece, mis sospechas sobre el verdadero sentido “educativo” de la serie:

“En teoría, el régimen reprime a todos por igual, pero en la práctica son unos pocos hombres quienes han adaptado la estructura de Gilead para acaparar todo el poder y ejercerlo especialmente contra las MUJERES.

«The handmaid’s tale» pertenece al género de lo que Atwood llama una ficción especulativa, pues expone el marco teórico de un futuro POSIBLE.

“Why should you read «The handmaid’s tale»?
[¿Por qué deberíais leer «El cuento de la criada»?]”
(Ed.Ted.com)

(Podéis activar los subtítulos en castellano abajo a la derecha en los controles del reproductor)

El papel de la criada protagonista es brutal, y pocas son las escenas donde no se le revuelven a uno las tripas de mil maneras. No necesita ni hablar esta mujer, y su desprecio hacia semejante forma de gobierno le supura por cada gramo de piel. A ella… y a cualquiera.

En un planeta donde la mayoría de las mujeres ha perdido la fertilidad por causas que la serie no refleja, unos originales atentados de bandera falsa -con su golpe de estado preceptivo- ha sacado de la nada una teocracia ultrarradical de enfermos inmisericordes y extremistas -y cristianos para más señas-.

Y claro, inspirados por no sé qué pasaje de su libro superventas (la biblia), pues en su día decidieron secuestrar y adoctrinar a las pocas mujeres fértiles que restaban para obligarlas a parir para sus mandamases. Pero con la sacrosanta causa en mente, como siempre, de preservar a la raza humana.

La serie gira en torno a la historia de la criada de uno de los comandantes del régimen. Y lo más desagradable de todo, con mucho, es cómo la “obligan” a dejarse violar por el hombre de la casa, una vez al mes, en un ritual ceremonial que hasta exige la presencia de su mujer en la escena del delito -ahora legal y bien visto, ya se sabe, por obra y gracia de hijoputas como estos (o por la “de dios” que diría también esa pandilla de puteros, santurrones e hipócritas).

Da verdadera grima, de corazón, y extraña es la escena –insisto- en que no le dan a uno ganas de levantarse y liarse a hostias con el tío del traje, con el carácter hiper sumiso de su señora (otrora escritora de un superventas feminista para mayor provocación)… o hasta con la cobardía de la mayoría de las criadas por no tener narices a rebelarse, so pena de salir solamente de allí con los pies por delante. (Menudo “castigo”, abandonar el suplicio de semejante manera).

Con todo, la serie es repugnantemente bella porque la protagonista tiene la virtud de hacerte ella, la víctima, la sufridora, la indefensa. Si bien en el fondo, lo que para mí la situación en verdad recrea –y a la perfección- es el eterno debate “libertad-prisión”, “valentía-cobardía” o “rebelión-sumisión” y con independencia del género, siempre, de quienquiera que le toque lidiar con la experiencia.

Y si bien considero que el escenario que la ficción plantea no se parece absolutamente en nada a la situación de la mujer aquí en España, eso no significa que no crea que no haya nada que mejorar tal vez. De ninguna de las maneras.

Lo que pasa es que una cosa es que nuestra sociedad venga arrastrando históricamente comportamientos machistas –aprendidos todos, puntualizo- como podrían ser determinadas normas de cortesía o aquella otra carísima costumbre de comprar a todas horas los favores y atenciones de la dama, y otra bien distinta es que sea necesario LEGISLAR para coaccionar a TODOS los hombres para intentar erradicarlos totalmente de hoy para mañana.

Porque claro, comportamientos feministas también los hay (a montones) pero, claro, de regularlos ni hablamos. ¡Ay, el día que pille a una de estas “feministas” aceptando de una copa de un galán (o “gañán”), una cena, unas flores, unos bombones o cualquier otro favor gratuito por el mero hecho de ser mujer!

Y quien quiera creerse que la sociedad europea lleva camino de convertirse en la teocracia machista que la serie presenta, pues perfecto. Pero como cualquiera con cerebro podrá reconocer, aquello no se parece en nada a la situación de los ciudadanos en España.

Por otro lado, si en 2000 años no hemos llegado a semejante nivel de barbarie ¿por qué preocuparse ahora por que suceda dentro de diez?

Aun así, lo que yo “temo” verdaderamente es que la única pega que más de UNA puede que le encuentre al escenario que dibuja “The handmaid’s tale” es que se trate de una sociedad machista. Lo cual me invita a que sospechar que lo que en realidad el colectivo radical feminista tal vez desea es instaurar en el mundo entero TEOCRACIA parecida pero FEMINISTA en su lugar (dictadura a la medida de la instaurada ya hace miles de años en Mintaka a sangre y fuego, recordad, y siempre según la obra de R. M. Sky).

Vale, las mujeres ARRIBA. Pero recuerdo que el prefijo “micro” se utiliza en Física para describir escenarios IMPERCEPTIBLES para el ojo humano. De ahí lo de “micromachismos” tal vez.

Así no extraña que, cada vez que cualquiera se atreva a poner el dedo en la llaga, pues le salten todas como hienas a su yugular:

“El feminismo radical o el feminismo de genero tiene como víctima a la propia MUJER y tiene como víctima a la verdadera CAUSA FEMENINA.”

“Obispo Munilla: «el movimiento feminista radical tiene como víctima a la propia mujer»”
(ElDiario.es, 05/03/2018)

Me permito recordar que el obispo, al igual que Guardiola, que Piqué, que la portavoz de la organización feminista de turno, y tanto tú como yo, tenemos todos por supuesto el perfecto derecho a describir el mundo según lo percibimos sin necesidad ninguna de reprimir ni de anular aquella obligación genética de contemplar el mundo con nuestros propios ojos… por abultado que resulte el nivel de coerción.

Eso sí, si algún día te exigen que se desdigas “voluntariamente” de algo que por mandato de nacimiento interpretaste según tu particular punto de vista… uyyyyy… ese día estaremos un poquito más cerca de la dictadura que revela “The handmaid’s tale”. Y cuánto me temo que para entonces, llegado el caso, ya será la mujer quien habrá acaparado para sí todo el poder.

Tiempo al tiempo si no.

BIENVENIDOS A LA TIERRA FEMINISTA




¿Me ayudas a mantener este blog?

ENTRADAS RELACIONADAS:

La «noche de las lágrimas» en el trono de Mintaka (REDUX)

La URL de esta entrada es: http://www.bienvenidosalatierra.com/esto-si-es-una-sociedad-machista-de-verdad

1 thought on “Esto SÍ es una sociedad MACHISTA de verdad

  1. La verdad es que si ya paso de ciertas series y películas que me pintan a los chicos de las fuerzas armadas americanas y similares como héroes a imitar por que (y ahora puedes reir) son los luchadores por la libertad…. podéis imaginar en qué lugar de mi lista quedará este Handmaid’s tale. Me quedo especialmente con la última palabra “tale” (cuento) y también, por qué no, con las reflexiones de esta señora que me parecen bastante más acertadas y ajustadas a la realidad.
    http://www.elmundo.es/cronica/2018/03/07/5a9b081b22601d44328b45ee.html
    A esta pobre se la comerá por los piés cualquier día un comando incontrolado de ultrafems.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 573.084 bad guys.