HABÍA una vez un circo… y nunca mejor dicho

SINOPSIS: leche desnatada, cerveza sin alcohol, café sin cafeína, dulces sin azúcar, encierros sin toros, pesca sin muerte, coches sin conductor, bicicletas sin pedales,… ¿sabe alguien decirme CUÁNTO queda de nuestra Tierra simultánea? […]

En entradas pasadas ya referí a los esfuerzos de los Secuenciales por arruinar la experiencia simultánea, más concretamente (i) con el fin de los encierros tradicionales y (ii) con la desaparición de nuestras mesas de los alimentos de verdad. Pues en este mismo sentido ahora denuncio la desaparición de los animales de los circos de toda la vida.

Vaya por delante sin embargo, si he de ser sincero, que jamás me han gustado los circos ni un pelo. Ni de niño tan siquiera. Pero no porque utilizaran animales en sus actuaciones, qué va, sino porque me parecían excesivamente cutres en general. Y los payasos, ya que estamos, jamás me han hecho ni puta gracia. (Hoy día, cuando quiero descojonarme, yo leo libros de neurociencia. Cosas de chiflados afásicos, así que no me juzguéis 🙂 .

Al respecto de los animales debo confesar, así de entrada, que odio verlos en cautividad, seguramente por aquello de tener que ir a conocerlos al zoo rodeados de agua sucia, de plantas artificiales y de hormigón.

También es cierto que, quien lo dice, se ha recorrido en su juventud casi todo el África austral fotografiando a esos mismos animales… pero en su hábitat natural. Así que ¿queréis que os diga? ¿queréis que os compare el brillo del pelaje de una cebra o de un oryx en mitad de Masai Mara con los que pasan su “prisión permanente no revisable” –como se dice ahora- en un cuartucho maloliente de la Casa de Campo? Pues ni hablar.

Algunas fotos de mis viajes de juventud. Igualito esto que el zoo 😉

Aun así, sabed que no soy tan imbécil como para pedir que se prohíban los zoos y los circos y después invitar a las familias a que se gasten una pasta que no tienen en visitar con sus hijos países que no les interesan lo más mínimo como la excusa zafia de disfrutar de la fauna en sus ecosistemas de origen.

Claro que también os digo que quien conoce de primera mano el África del “Rey León” se queda siempre con las ganas de regresar. Pero bien cierto es que eso no está al alcance de cualquiera.

Dicho esto, y con independencia de como se trate a los animales de circos y zoos, una cosa está bien clara: sendos espectáculos son experiencias en directo de las que el espectador recibe una cantidad infinitamente más grande de estímulos que viendo eso mismo por televisión. Que sí, que sí, que los documentales de la BBC son la leche, pero creedme que mola más que se te acerquen de noche las hienas para olisquearte la cena en mitad del Parque Nacional de Chobe en Botsuana.

Recordad, de las entradas previas mencionadas, cómo la estrategia secuencial se reducía a ANIQUILAR y/o ADULTERAR tantas experiencias simultáneas terrestres como sea posible. De ahí que ahora le toque la china a los animales del circo con la primera justificación que les venga a la cabeza:

El uso de animales en espectáculos circenses se ha convertido en un tema polémico porqué cuarta el bienestar, salud y seguridad de estos [mi enhorabuena a Neus Palou por la redacción. A ver si entre artículo y artículo tiene tiempo de sacarse la ESO esta mujer]. Seguramente muchos de nosotros habremos visto tigres famélicos saltando a través de aros o elefantes poco vitales poniéndose de pie sobre sus patas traseras [bueno, por su peso, los elefantes no es que sean demasiado ágiles de movimientos, la verdad; pero yo nunca he visto tigres “famélicos” en ningún sitio así que, Neus, tú estudia y deja de sembrar la psique de los lectores de mentiras].

Sin embargo, antes que la mayoría de países europeos empezaran a legislar a favor del bienestar animal, un circo alemán ya había encontrado una manera para que los animales continuasen siendo parte de los espectáculos de su circo pero respetando su libertad.

El circo alemán “Circus Roncalli” ofrece una experiencia inolvidable con hologramas de animales que no solo dan sensación de realidad, sino que perpetúan la magia circense.

“Hologramas: los sustitutos de los animales de circo”
(LaVanguardia.es, 12/04/2019)

Aun así no deja de extrañarme que estando el mundo del circo tan de capa caída últimamente, vaya el responsable de esta compañía germana e invierta nada menos que 500.000 pavos en el negocio. La verdad es que no me cuadra.

Sea como fuere, la mano “marciana” parece meridiana. Con una excusa como otra cualquiera se ELIMINA una parte de la EXPERIENCIA del show en VIVO para sustituirla con un adefesio de holograma secuencial monocromático de consecuencias fácilmente previsibles: dentro de veinte años los adultos del mundo seguirán creyendo en su gobierno y en los putos reyes magos… y jurando que los elefantes africanos son azules.

BIENVENIDOS A LA TIERRA

ENTRADAS RELACIONADAS:

Cómo maltratar y DESCAFEINAR la experiencia simultánea

«Te odio, glutamato de sodio»

La URL de esta entrada es: http://www.bienvenidosalatierra.com/habia-una-vez-un-circo

1 thought on “HABÍA una vez un circo… y nunca mejor dicho

  1. JAJAJAJAJAJA Me parto.
    Los que saldremos en hologramas dentro de nada si esto sigue así seremos los blancos europeos. En particular los españoles.
    Ya me imagino a los niños – de un futuro no muy lejano – en el museo con sus profesores viendo proyecciones y comentando: «Mirad niños, estos eran los antiguos europeos. Se dividían principalmente en asalariados y autónomos. Llegamos nosotros y nos los comimos con patatas con la ayuda de sus jefes y gobernantes, claro. Actualmente son sólo materia de estudio. Vayamos ahora a la sala de los grandes mamíferos…»
    Lo de procurar el bienestar animal me parece realmente bien. Sobre todo si tenemos en cuenta que la raza humana es el mayor depredador sobre la faz de la Tierra y es responsabilidad nuestra conservar decentemente el «pisisto amueblado de alquiler» en que vivimos. Pero la caridad bien entendida empieza por uno mismo y francamente, los que nos estamos extinguiendo a velocidad inaudita somos nosotros, la ciudadanía normal y corriente de toda la vida. Los que siempre hemos arrimado el hombro y soportado todo para progresar. Los que nacimos aquí. Y el que no se lo crea que eche un vistazo a la tasa de natalidad europea, a la mundial y a la española en particular. Para flipar, vamos.
    https://www.indexmundi.com/g/r.aspx?c=ee&v=25&l=es
    Para aliviar la búsqueda a quien quiera verlo. España está en el puesto 202 de un total de 223 países. Y de esos 9 nacimientos por cada mil habitantes con que figuramos, me temo que una buena parte no son de origen español. No es una cuestión de racismo, sino de equilibrio y supervivencia. Simple.
    Por si acaso alguien pensaba que en Europa la cosa es «igual» en todos los países, siento desilusionarle.
    https://www.europapress.es/sociedad/noticia-espana-registra-tercera-tasa-natalidad-mas-baja-ue-2017-84-nacimientos-cada-1000-habitantes-20180710124329.html
    Somos los terceros por la cola de toda la UE. Espero que al menos nos saquen guapos en el holograma.
    P.S: Si alguien quiere más datos que los busque 😛
    Este es un buen sitio para verlos:
    https://www.epdata.es/datos/poblacion-espana-hoy-inmigrantes-emigrantes-otros-datos-habitantes-espana/1/espana/106

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 598.460 bad guys.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.