Jamás ha estado tan cerca la LEY MARCIAL AUTOIMPUESTA que con el «coñavirus» ese de Wuhan

SINOPSIS: Solo hay en la vida tres cosas que corren más que este “coñavirus” de siete leguas: la ESTULTICIA de la gente; su MIEDO y el amarillismo ANTI-INFORMATIVO de los medios […]

Un mes más tarde tan solo de que publicase una primera entrada con mis observaciones acerca del presunto “matahombres” chino ¿qué tenemos? Pues la misma paranoia general por entonces anunciada pero INCREMENTADA en un 500 por ciento por decir algo:

“Colas y estanterías vacías en supermercados de Madrid por miedo al [coñavirus]” (ElImparcial.es, 10/03/2020)

“Cierran guarderías, colegios y universidades en toda la Comunidad de Madrid por el [coñavirus]” (ElMundo.es, 10/03/2020)

“[Coñavirus]: lunes negro para los mercados por rápido contagio” (ElTiempo.com, 24/02/2020)

“LaLiga acuerda partidos a puerta cerrada para las próximas dos jornadas” (UltimaHora.es, 10/03/2020)

Etc., etc., etc.

Pero ¿estáis viendo de qué manera tan sencilla se PARA el mundo por MIEDO a un supuesto virus que no le llega ni a la suela de los zapatos en mortandad al de la gripe estacional:

La gripe común causó la última campaña solo en España el DOBLE de muertos que los que ha causado el coronavirus en todo el mundo hasta ahora.

“La gripe común en España es más letal que el coronavirus en el mundo”
(ABC.es, 28/08/2020)

Dicho esto ¿miedo a qué?… ¿Se puede saber a qué están JUGANDO con nosotros los medios de comunicación?

Para comprenderlo echo mano de un estupendo artículo de Ferran Lalueza Bosch (Profesor de Comunicación de la UOC de Cataluña según el texto) y que lleva por título:

“¿Por qué el coronavirus nos parece incluso más peligroso de lo que es?” (ElDiario.es, 24/02/2020)

Ya en cabeceras, el artículo deja bien claro a lo que se vienen dedicando telediarios y prensa escrita durante las últimas semanas a tenor del caso este del “coñavirus” de pastel (a mi entender):

La desinformación resulta particularmente nefasta porque puede llevarnos a tomar decisiones contrarias a nuestros propios intereses sin tener conciencia de ello.

«Hace una noche fantástica». «Esta noche morirás». Si oímos ambas frases, es sin duda esta última la que captará nuestra atención. Del mismo modo, haremos más caso a las informaciones alarmantes sobre el coronavirus que a las informaciones tranquilizadoras. En un entorno de alta saturación informativa como el nuestro, atender preferentemente a determinados contenidos va en detrimento de otros y genera percepciones distorsionadas.

Biológicamente estamos programados para focalizarnos en aquello que constituye una AMENAZA o que percibimos [únicamente] como tal [ahora rememora los ENLACES DEL TERROR que publicaba más arriba y tendrás resuelta la mitad de la ecuación]. Es una cuestión de mera supervivencia. Si no apreciamos que hace una noche fantástica, es una pena, pero no tiene mayores consecuencias. En cambio, si no detectamos un peligro mortal, nos exponemos a perecer. [Recordemos que en el caso que nos ocupa el supuesto peligro “mortal” de la ecuación es un bicho que mata mucho menos que la gripe estacional. Y de sobra sabemos todos cuánto nos preocupa a la mayoría el virus de la gripe cada invierno: nada ¿verdad?]

Los medios de comunicación hace mucho tiempo que conocen y explotan este sesgo cognitivo para captar nuestra atención.

Ahora quedaría nada más por averiguar si lo que de veras pretende la campaña de paranoia y de terror sembradas en los medios durante las últimas semanas es concienciar e invitar a prevenir a los ciudadanos, o lo único que se quiere conseguir es ACOJONARLOS para que le regalen al Ministerio de Sanidad todo su Poder y se autoapliquen los ciudadanos, ellos solitos, una dosis gratuita de arresto domiciliario.

En sentido muy parecido al artículo de Lalueza me topo con un estudio llevado a cabo en abril de 2019 por investigadores de la Universidad de California (Irvine, EEUU) que concluye que el estilo repetitivo, sensacionalista, lacrimógeno y cansino que los telediarios utilizan para abordar por ejemplo los casos de terrorismo y del “coñavirus”, solamente consigue (¿o persigue?) convertir a los televidentes en adictos a este tipo de sufrimiento, condenándoles a una espiral infinita de ANSIEDAD y de MIEDO a ser cualquiera de ELLOS la próxima VÍCTIMA y lo cual, a la postre, les engancha a consumir en mayor medida este tipo de “noticias” de carácter tan marcadamente catastrofista… en un vano intento de prevenir el “desastre” tal vez (“Media exposure to mass violence events can fuel a cycle of distress [La exposición a sucesos de violencia de masas en los medios puede producir un ciclo de ansiedad]”, Rebecca R. Thompson y otros, Science Advances,  17/04/2019, Vol. 5, no. 4)

Dicho esto, entendería cada medida “preventiva” para aniquilar nuestros estilos de vida si se contasen ya los muertos por centenas por las calles. Pero lo único que yo veo son manadas de seres desinformados y de zombis deseando regalar sus LIBERTADES a cambio de una promesa falsa de “protección”.

Creedme, si este “coñavirus” fuese la mitad de peligroso de como nos lo están pintando los medios, os aseguro que el ejército ya había tomado las calles con trajes NBQR y recluído por la fuerza a cada ciudadano en su casita, y les estaría llevando en bandeja sus raciones de emergencia, junto con las preceptivas mascarillas, vestidos de arriba abajo como los cuidadores del ET de Spieldberg.

El resto es PUTO CIRCO mediático
lo queráis creer o no

Lo cual, sinceramente, lo mismo nos da ya. Porque tanto sin el “coñavirus” existe de veras como si no, el verdadero MIEDO insuflado por los medios ya se ha cebado con los corazones del 99% (minions en su mayoría) de la población.

Y con independencia, insisto, de la veracidad del señuelo, el caso es que el Gobierno de Soros ya tiene las RIENDAS LEGALES para disponer de nuestras vidas como les plazca con la excusa de la «sanidad pública».

Y eso a mí, personalmente, me da mucho más “miedo” que una mierda de “coñavirus” que, si os tomáis la molestia de comprobarlo, descubriréis que SOLAMENTE vence… a los más DÉBILES y VIEJOS.

E imagino que no hará falta recordaros que ese mismo Ministerio de “Sanidad” que nos está metiendo en una ley marcial encubierta por motivos de “salud” es también el mismo que se ENRIQUECE con la venta de uno de los mayores VENENOS contra el ser humano. Así que cada cual valore por sí mismo el caso que les hace.

Y no te vayas a creer que el hecho de venir programado de serie para atender antes que nada a los escenarios más agoreros te ha de condenar de por vida a reaccionar a estos asuntos como un borrego.

Porque te aseguro que basta la más mínima activación del aparato racional de TU cerebro para suspender hasta el instinto más poderoso de todos.

Dicho esto,

Desconfiad por sistema
de cualquiera que os aborde
con el solo recurso del MIEDO

… y a ver cómo se desarrollan los acontecimientos.

Mientras tanto,

BIENVENIDOS A LO MÁS PARECIDO, hasta la fecha, AL FIN DEL MUNDO.

P.S. Algunos llevábamos esperando cosa parecida desde hace diez años. ¿Queréis contarme que sensaciones tenéis vosotros? 😀

ENTRADAS RELACIONADAS:

Sobre el «coñavirus» de Wuhan… y otros CUENTOS chinos

Demostrado: a este gobierno le importa CERO patatero TU SALUD

La URL de esta entrada es: http://www.bienvenidosalatierra.com/jamas-ha-estado-tan-cerca-la-ley-marcial-autoimpuesta-que-con-el-conavirus-ese-de-wuhan

5 thoughts on “Jamás ha estado tan cerca la LEY MARCIAL AUTOIMPUESTA que con el «coñavirus» ese de Wuhan

  1. Admin dice:
    [ ] «El «para qué» ya lo iremos viendo con ayuda de las CONSECUENCIAS que de las acciones de gobierno se deriven.»
    De eso no me cabe duda. El «ahora» con las cifras de fallecidos y contagiados, con los despedidos de sus trabajos y las empresas sin actividad, por muy lamentable que sea (y lo es), es sólo lo inmediato. Qué medidas, cambios y consecuencias se generen (¿impongan?) para el futuro es lo que hay que vigilar.

  2. Por si alguien cree que la Coronita y no el coronavirus, se me ha subido a la cabeza respecto a mi último comentario, ahí lo dejo para que el que quiera lo vea.
    https://www.mitele.es/programas-tv/cuatro-al-dia/2020/fin-de-semana/Mediodia-14032020-40_1008326575004/player/
    Minuto 38,00 hasta el minuto 42,28.
    Los grandes cambios siempre han venido después de grandes crisis. Desde las guerras hasta los terremotos y también las epidemias de peste, tuberculosis o lepra, a lo largo de la Historia han influido hasta el punto de redibujar fronteras y naciones enteras. Arquímedes dijo «Dadme un punto de apoyo y moveré el Mundo» Pues a ver si esto del bicho va a terminar siendo una palanca. Y nosotros en casita.

  3. Hoy, 14 de Marzo de 2020, primer día del estado de alarma en España por el coronavirus, mientras estoy haciendo las labores típicas de casa, interrumpido – eso si – cada dos por tres por toneladas de Whatsapps prácticamente monotemáticos (pandemia), me quedo poco menos que estupefacto al escuchar en las noticias del canal Cuatro que en Reino Unido no sólo no se han puesto medidas de control sanitario sino que además el gobierno recomienda estarse quietecitos para no molestar al servicio sanitario nacional y esperar pacientemente acontecimientos. Todo esto mientras – según ellos mismos – han desaparecido de los supermercados toneladas de suministros de todo tipo y están más pelados que los árboles en invierno. Boris Jhonson no está – al parecer – preocupado. Eso si, recomienda no viajar a España. Pero lo cojonudo es que a continuación el mismo espacio de noticias anuncia las elecciones municipales que tendrán lugar en Francia MAÑANA. Y aquí es donde se me abre la boca hasta llegar al suelo. O sea que la Unión Europea ha acusado a España (con razón) de falta de previsión en la crisis del coronavirus, hizo advertencias oficiales para desconvocar la manifestación ultrafeminista del 8M que fueron ignoradas, está llenándose la boca de aconsejar qué hacer y qué no hacer a todo cristo y resulta que para los británicos el coronavirus parece no existir (el Brexit tiene estos efectos al parecer) y para los franceses es más importante repartirse manaña la tajada del poder municipal que ser cautos con su población. Cuando en mi anterior post hablé de inacción por parte de las cabezas pensantes que nos gobiernan en España y que eso había propiciado una explosión de contagios, no esperaba – ingenuo de mi – que otros calcaran semejantes actos irresponsables más allá de nuestras fronteras. ¿Con qué objeto? Por que el resultado de esas decisiones es fácilmente predecible, así que será por alguna razón, no?

  4. Pues aunque en estas cosas es difícil hacerse una composición de lugar precisa ya que la información que se maneja está principalmente proporcionada por los massmedia y ya sabemos que lo suyo es la propaganda y la desinformación, yo creo que el coronavirus es un bicho real, de diseño y que aunque su tasa de mortalidad es menor que la de una gripe estacional (0,7% tal sólo, de momento) su capacidad para extenderse si es notable y sea como fuere está suponiendo un verdadero test de estrés para las diferentes organizaciones de sanidad y para los gobiernos regionales y nacionales.
    Me llama la atención que su máxima letalidad esté especialmente en personas de la tercera edad.
    Me llama la atención que, teniendo el precedente de China y de Italia, en España haya habido una inacción flagrante de prevención hasta que la evidencia ha entrado – literalmente – en el Parlamento. La inacción es la acción de NO evitar que otras cosas sucedan. Por ejemplo los fastos del feminismo ultra el 8M. No podían aguar la fiesta, claro.
    Me llama la atención que se suspendan acontecimientos deportivos de importancia mundial con el dineral inmenso que mueven, así como el cierre de centros de enseñanza, aplazamiento/suspensión de fiestas como las Fallas, la Semana Santa, etc… Esto quiere decir que, o realmente la situación está fuera de control, o que alguien viene a por nuestra economía (lo que quedaba de ella) o que el experimento social al que estamos pudiendo ser sometidos, es de magnitud cataclísmica.
    Me llama la atención que los países europeos que más afectados están siendo por el bicho sean Italia y España, llave del Mediterráneo y receptores de la mayor parte de la inmigración ilegal africana.
    Me llama la atención que el foco original de la – ahora si – pandemia del coronavirus haya sido China, en plena guerra comercial con USA por, entre otras cosas, algo tan «intrascendente» como el mercado tecnológico del 5G o lo que es lo mismo, el control casi mundial de la información que como indivíduos generamos al interactuar con Intenet.
    Me llaman la atención algunas cosas más, pero creo que hay que esperar acontecimientos para poder evaluarlas adecuadamente. Independientemente de eso, lo que tengo claro es que alguien saldrá beneficiado de todo esto. Seguro. Es ahí dónde hay que dirigir la vista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 601.898 bad guys.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.