La aplicación de GEOLOCALIZACIÓN que, según gobierno y allegados, NO almacena ningún RASTRO de los ciudadanos

SINOPSIS: Si el gobierno dice que esto es “blanco”, por seguro que es “negro oscuro”; si dice que algo es “bueno” es porque es “malo” de cojones. Y si dice que “no”, entonces es siempre que “SÍ” y sanseacabó. Piensa de esta forma y te aseguro que tienes muy pocas posibilidades de equivocarte con el ejecutivo. Porque pedir a un político de vanguardia que NO MIENTA, ya lo intuyes, es lo mismo que pedirle al cerdo que NO CHILLE… en el día de su matanza.

El pasado 28 de marzo se publicó oficialmente en el BOE la orden gubernamental (Orden SND/297/2020) para desarrollar -y utilizar lógicamente- una app para los móviles llamada “Asistencia [«coñavirus»]” para -en la teoría- ayudarle al gobierno a gestionar esta “emergencia” sanitaria.

Ni que decirse tiene que la noticia despertó rápidamente las alarmas entre la ciudadanía más preocupada por su privacidad, aflorando por las redes sociales mensajes del tipo “Aprobada la GEOLOCALIZACIÓN en el #BOE podrán CONTROLARNOS en todo momento”. Cosa que por otro lado, con app o sin ella, cualquiera con dos dedos de frente bien sabe que ya llevan haciendo desde hace tiempo de manera legal, ilegal o alegal. (Seguramente desde los atentados del 11-S, quienes entre otras cosas sirvieron como excusa para eliminar la venta de tarjetas de teléfonos no vinculadas a la identificación del comprador).

En reacción a ese gesto comprensible de algún usuario cabreado de internet por causa de relacionar para sus adentros “geolocalización forzosa” con “exceso de control” y con “ausencia de privacidad”, días más tarde comparece en rueda de prensa el comisario principal de la Policía Nacional, José Ángel González para calificar como «nuevo bulo» la sospecha despertada entre los ciudadanos. Natural.

Término este el cual (“bulo”) que, para quien todavía no lo entienda, en el argot de nuestros gobernantes por lo visto se traduce como “cosa que NO nos interesa demasiado que se sepa”. (De ahí todos los esfuerzos del gobierno por suprimir a marchas forzadas cualquier gesto de libertad de expresión, asunto que trataremos en alguna entrada próxima).

Pero bueno, que a lo mejor es hasta verdad que las declaraciones del internauta son una exageración:

Es falso que la aplicación vaya a recopilar datos de la posición concreta de los terminales.

“Nos preguntáis por la ‘app de geolocalización’ aprobada por el Gobierno”
(Newtral.es, 30/03/2020)

Aunque claro, si leemos un poquito entre líneas:

El Instituto Nacional de Estadística (INE) monitorizará sobre la movilidad de los españoles «en los días previos y durante el confinamiento» decretado por el estado de alarma, a partir de datos de movimientos que le suministren las operadoras de telefonía.

[…] el cruce de datos de los operadores móviles se deberá hacer de manera […] “anonimizada” […]

La app permitirá la geolocalización del usuario a los solos efectos de verificar que se encuentra [¿en un momento dado o a lo largo del seguimiento?] en la comunidad autónoma en que declara estar.

“El Gobierno aprueba la vigilancia de los movimientos de los ciudadanos
con datos de las operadoras”
(ABC.es, 29/03/2020)

Pues mira que me cuesta a mí relacionar, ya que estamos, “anonimato” con una app que se ha desarrollado expresamente para comprobar si MI móvil está en MI casa o fuera de ella. ¿No os parece?

Y en cuanto a lo de que la geolocalización se analiza solamente a efectos de “verificar que se encuentra en la comunidad autónoma” del usuario, pues más de lo mismo:

Porque ¿qué narices creéis que le indican a mi operadora mis datos de geolocalización? ¿Que mi móvil se encuentra en algún lugar no identificado de la Comunidad de Madrid… o que está en la mesilla junto a mi cama? ¡Venga ya!

Otra cosa más: cuando se habla explícitamente de “movimientos” es porque no se refiere a una sola comprobación de nuestra ubicación como nos quieren hacer creer. Sino que, por el contrario, el propio vocablo alude a cierta consulta de manera RUTINARIA a lo largo del tiempo (durante varias veces por día muy probablemente). Si no, no se hablaría del “movimiento”, sino de la “posición espacial concreta” del dispositivo monitorizado de o su “ubicación relativa” en el instante en el que se efectúa la operación.

De ahí que lo verdaderamente relevante para nuestra privacidad en este caso, a mi entender, pues no sea tanto la capacidad de consulta de nuestra ubicación personal como la frecuencia con la que se produce la comprobación.

Cosa que por supuesto el gobierno confiesa y desmiente casi en el mismo párrafo al afirmar que solo persiguen saber si en un momento dado estamos en la Comunidad seleccionada cuando lo primero que se comprueba es la localización aproximada de tu teléfono (en compañía casi siempre lógicamente de su dueño); lo segundo por dónde te desplazas (“a partir de datos de movimientos” que decía el texto legal), para deducir después a toro pasado –elemental, querido Watson- que si ninguna lectura ha dado fuera de tu Comunidad Autónoma, entonces solo puede ser porque no has salido de ella y santaspascuas.

Eso sí, sea cual sea la conclusión a la que lleguen, el caso que tu RASTRO (que es algo que implica obligatoriamente un desplazamiento a lo largo del tiempo) ya lo tienen. (Y con tu consentimiento pleno en este caso, además, si eres de uno de aquellos miles que se van a instalar de manera voluntaria la aplicación).

Pues echando mano de actuaciones y de argumentos tan infantiles como estos es seguramente como el gobierno revela sus propios planes de ESPIONAJE a mansalva. Tanto más aún si además lo niegan a voz en grito como de hecho sucede.

Jamás creas nada hasta que haya sido oficialmente DESMENTIDO por el gobierno.
(Mark Mirabello, “Máximas del proscrito y del rebelde”,
Handbook for rebels and outlaws [Manual para proscritos y rebeldes],
Mandrake of Oxford, 2009)

Y bueno de las “informaciones” contradictorias entre ciertos medios “respetables” de difusión, pues mejor ni mencionar. Porque si bien el primer enlace que comparto especifica muy claramente que el seguimiento de los ciudadanos se efectuará “en los días previos y durante el confinamiento”, otro de estos medios dice sin embargo justo lo contrario:

El Gobierno baraja obligar [cosa importante a tener muy en cuenta si así sucediera] a todos los ciudadanos españoles a descargase una aplicación móvil que permita tener geolocalizados a los ciudadanos. Sería uno de los puntos centrales de la liberación escalonada de la movilidad que se prepara una vez que TERMINE el confinamiento total que lleva en vigor desde el pasado 16 de marzo.

“El Gobierno baraja obligar a descargar una aplicación móvil
con geolocalización para controlar el virus”
(ElEspanol.com, 08/04/2020)

Para controlar ¿a quién?…. Pues nada, a río revuelto, ganancia de desinformadores que dice el refrán.

Sea como fuere, me permito recordar que el pasado mes de noviembre ya surgió idéntica polémica a raíz de una decisión previa del gobierno de controlar los movimientos de sus ciudadanos:

“El INE seguirá la pista de los móviles de toda España durante ocho días” (ElPais.com, 28/10/2019)

Ni que decirse tiene que, en función de los sistemas de creencias de cada lector, para unos esto no pasará de inocente casualidad; mientras que para otros, los malpensados y los enfermos, el ensayo de noviembre será considerado como un evento pre-proyectado para poner a prueba los sistemas de vigilancia que irán a necesitar meses más tarde (con excusa o sin ella). A buen entendedor, pocas palabras.

Lo que yo por mi parte tengo meridianamente claro, aun así, es que (i) el gobierno nos viene espiando desde hace mucho tiempo (ii) que la de este “coñavirus” es una oportunidad imperdonable para el gobierno para legislar de cara al futuro a este respecto y (iii) que realmente poco es lo que cada uno de nosotros podemos –o incluso queremos– hacer a título personal para evitarlo.

De entrada, si no quieres que te espíen, pues exponte lo mínimo posible. No tengas Smartphone; no te instales aplicaciones a machete; apaga el puto bluetooth (que después vienen Google y Apple te joden); mete el dispositivo en una jaula de Faraday mientras no lo utilices;… o sal a la calle -si te escaqueas durante el estado de alarma, irresponsable de tí- pero dejando el puto móvil en tu casa, tolai.

Adonde quiero llegar con esto es que a ningún sitio provechoso nos lleva el interactuar con la Vida siempre en tono VICTIMISTA una y otra vez (“¡ay, que el gobierno me espía!”). De manera que, desde el punto de vista más elevado que yo llego a percibir, lo esencial es DECIDIR la manera en que RESPONDEMOS a estrategias de gobierno como las susodichas.

«Entre el estímulo y la respuesta existe un espacio. En ese espacio descansan nuestra LIBERTAD y nuestro PODER para ESCOGER nuestra respuesta. En nuestra respuesta se cimentan nuestra LIBERTAD y nuestro DESARROLLO.»

(Victor Frankl, El hombre en busca de Sentido, 1962)

Eso se llama “aceptar nuestra RESPONSABILIDAD en nuestra vida” y es lo ÚNICO que este Juego nos exige a todos cada día desde el punto de vista de Quienes Somos Realmente –o desde la más pura espiritualidad si lo prefieres-.

Dejemos en consecuencia de quejarnos todo el santo día, y de llorar, y empecemos a ACTUAR como nuestro sistema de creencias nos impela: si crees que tienes que poner el culo, lo pones; y si consideras que debes rebelarte y que por ende tienes que ir a volar la Moncloa… pues vas y la vuelas y punto.

Pero TÚ SOLITO a título INDIVIDUAL sin arrastrar a nadie a tus batallas (salvo que organizar una revolución armada forme parte inviolable de tu Plan personal de Vida y, el de tus potenciales seguidores, el de acompañarte a la tumba, que cada uno se muere cuando y como le sale de las narices a mi entender).

Pero teniendo muy claro siempre, eso sí, por qué cojones haces cuanto haces y aceptando de buen grado cada una de las consecuencias de tus decisiones. Porque si no te conviertes en una piñata humana y adiós muy buenas.

Y para que a nadie le quepa la menor duda, ya os adelanto que

conmigo NO contéis
para que os acompañe yo
en NINGUNA de vuestras escaramuzas
CONTRA el Sistema…

… porque, a mi modo exclusivo de ver, el mundo está perfectamente BIEN como está. (Creedme que estaría de cualquier otra forma si no. Prometo explicarme en entradas sucesivas). 😀

Hasta entonces,

BIENVENIDOS A LA ÚLTIMAS “PANTALLAS” DE LA TIERRA SIMULTÁNEA

ENTRADAS RELACIONADAS:

«Percepción de patrones ILUSORIOS»: la nueva MALDICIÓN de los «conspiranoicos»

Por qué NUNCA es buena idea caminar por la Vida con el cartel de «VICTIMISTA» colgado al cuello

Con nuestro CONSENTIMIENTO (una visión profunda y diferente del caso Snowden)

La URL de esta entrada es: http://www.bienvenidosalatierra.com/la-aplicacion-de-geolocalizacion-que-segun-gobierno-y-allegados-no-almacena-ningun-rastro-de-los-ciudadanos

9 thoughts on “La aplicación de GEOLOCALIZACIÓN que, según gobierno y allegados, NO almacena ningún RASTRO de los ciudadanos

  1. Con el móvil, ordenador, etc. saben todo sobre nosotros: tecnología y poca ética para hacerlo hay de sobra … el tema es que no nos pueden decir abiertamente y de golpe que estamos totalmente espiados por lo que pueda pasar…nos lo van contando en fascículos… «blanqueando» el control total sobre la población.
    Muy acertado e hilado el post, las referencias…

    Esperamos la publicación de tu libro con ganas!

  2. Hola!! Hey! Que yo también estoy esperando tu nuevo libro 🙂 «El mundo está perfecto bien como está » me cuesta digerirlo aunque concuerdo contigo y si vas a ampliar este tema por mi perfecto. Saludos

  3. Admin dice:
    «El plan original era cambiar… pero a tanto gilipollas. Pero me han dicho que, con eso, tenemos la guerra perdida. 😀»
    Tiene toda la pinta, si.

  4. «[…] la pandemia cambiará al mundo.» (El Abuelo)

    El plan original era cambiar… pero a tanto gilipollas. Pero me han dicho que, con eso, tenemos la guerra perdida. 😀

    Ya iremos viendo.
    Un abrazo! 😀

  5. El ataque al acorazado Maine (nunca aclarado) en el puerto de La Habana en 1898 provocó la guerra Española-Estadounidense y la pérdida de Cuba por nuestra parte, el ataque a Pearl Harbor por parte de Japón en diciembre de 1941 sirvió para que USA entrase en la II G.M. convirtiéndose de este modo en el líder de Occidente. A mi, particularmente, me sigue llamando la atención que una gran parte de la flota japonesa (portaviones incluídos) pudiese cruzar el Pacífico hasta Hawai sin ser advertido, curioso. Un reconocido (por parte de USA) ataque de falsa bandera autoinfligido en el golfo de Tonkin en 1964 trajo consigo la nunca declarada (al menos como tal) guerra de Vietnam. Las consecuencias de los atentados el 11S de 2001 son múltiples, las estamos soportando desde entonces y lo que te rondaré, morena. Así que lo que posiblemente nos va a caer encima a cuenta del puñetero bicho Covid19 va a ser para flipar. Lo del control de movimientos confesado, (vaya Vd. a saber qué más podrían estar controlando sin reconocerlo) es el aperitivo. Y la estrategia es siempre la misma. La gente, abrumada por la situación, en shock por por la agresión sufrida, alterada por el cambio súbito de forma de vida y rutinas, preocupada por su propia supervivencia, no está pendiente ni comprende en toda su amplitud qué significan ciertos movimientos de los gobiernos y que, aprovechando una situación extraordinaria, se implementan «soluciones» o trazan «planes de emergencia» cuyas consecuencias – con toda seguridad – perdurarán mucho más allá que la propia situación que obliga a su puesta en marcha. Las crisis pasan pero las medidas de control perduran. Cuando Admin dice:
    [ ] «Ni que decirse tiene que, en función de los sistemas de creencias de cada lector, para unos esto no pasará de inocente casualidad; mientras que para otros, los malpensados y los enfermos, el ensayo de noviembre será considerado como un evento pre-proyectado para poner a prueba los sistemas de vigilancia que irán a necesitar meses más tarde (con excusa o sin ella).»
    No hace sino poner de manifiesto que muchos de los sucesos o medidas que se adoptan, aparentemente sobre la marcha, podrían haber sido calculadas de antemano y se haberse hecho con propósitos no siempre revelados. Esta pandemia está provocando un reset en múltiples áreas, que abarcan desde la sanidad a la economía y desde la enseñanza a las relaciones sociales que casi han desaparecido. El que crea que el mundo volverá a ser lo que era antes de esto, creo que está en un grave error. Me temo que, al igual que hicieron los sucesos que refiero al comienzo de mi comentario, la pandemia cambiará al mundo.

  6. «Por cierto, llegaste a publicar el libro que estabas escribiendo?»

    (Une fée)

    Lo estoy terminando de peinar 😀
    Este año termino seguro… si no termina conmigo él 😉

    Que no, que no, que está quedando BRUTAL.
    Un abrazo y gracias a tí por aguantarme! 🙂

  7. Por cierto, llegaste a publicar el libro que estabas escribiendo? Sé que hace unos años tenías uno en curso, pero no sé que pasó al final.
    Tengo tu primer libro, y once años después encantada de la vida te compraría el compendio de tus nuevas percepciones y sabiduría adquirida 🙂
    Me gusta leer otras versiones de la realidad, eso hace ampliar mis horizontes, que ya de por sí están muy extendidos.

    Gracias mil por dejar por escrito tus reflexiones.

    Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 604.443 bad guys.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.