La vida SIN el cuerpo físico.

Robert A. Monroe fue el pionero de la exploración astral desde que a últimos de los años 50, según refería, se descubriese FLOTANDO libre y conscientemente por encima de su cama.

A lo largo de más de 30 años de investigación viajó por el “más allá” para trazar el mapa más preciso de lo que él quiso llamar la “intercomarcal”. Es fundador del Instituto Monroe en Virginia -el cual parece hoy haber terminado de caer en las manos del ejército yanki… de forma que muy desencaminado NO DEBÍA estar el Sr. Monroe– 😉 .

Dada la “inquietud” seguramente suscitada en algunos lectores por el tema de la “muerte” -a tenor de todas las entradas relacionadas con el fenómeno de la graduación del Espíritu de la Tierra en 2012- he creído conveniente sacar a la luz algunos fragmentos de la obra de Monroe para dar la posibilidad, a quien la quiera aceptar, de contemplar el fenómeno de la muerte exclusiva DEL CUERPO… desde OTRO punto de vista… y nunca mejor dicho 😉

Os dejo, pues, con una de las aventuras que el propio Monroe comparte en su último libro:

“En la zona gris más profunda me aguardaba otra señal. Parecía demasiado sencilla y me pregunté si la estaría interpretando mal. Cuando estaba a punto de seguirla, alguien me llamó. Me volví y percibí un extraño resplandor que pronto tomó la forma de un hombre pequeño, de mediana edad. Tenía facciones angulosas, una arruga torcida en la frente y los labios fruncidos.

[Monroe habla en NEGRO, el muerto, en ROJO]

-¡Eh, tú! ¿Adónde vas? -Me acerqué con cautela-. ¿Adónde vas?
-Hola.
-Has salido a buscar los secretos del universo, ¿verdad?
-Creo que sí.
-Pues buena suerte. Yo ya lo estoy pasando bastante mal sin buscar nada.
-¿Por qué? ¿Qué pasa?
-¿Qué pasa? Pasa que me he muerto.
-¿Y qué tiene eso de malo?
-Nada, excepto que no estaba preparado para hacerlo.
-Tal vez nunca estemos realmente preparados.
-Podría haberme preparado, pero nadie me dijo nada. Nadie me dijo que sería así. Todos esos imbéciles que predicaban sobre las puertas del paraíso, el infierno y la condena eterna… ¡ninguno sabía de qué hablaba! De todos modos te deseo suerte. Podrían haberme dicho cómo era esto en lugar de contarme toda esa sarta de mentiras.
-¿Cuál es el problema?
-¿El problema? Mira alrededor. ¡Ése es el problema!
-No veo nada más que una profunda oscuridad.
-A eso me refiero. No hay nada, ¡absolutamente nada! ¿Sabes que eres la primera persona que veo aquí? No había nada hasta que llegaste tú.
-Lamento que te sientas decepcionado.
-Tú eres como yo, ¿verdad?
-¿Como tú? ¿Qué quieres decir?
-Has muerto, acabas de morir y no sabes qué demonios hacer.
-No es exactamente…
-¡Vamos! O estás muerto o no lo estás.
-Estoy seguro de que no lo estoy.
-¿No estás muerto?
-No.
-¿Entonces qué demonios haces aquí?
-Es una larga historia.

El hombre me miró con expresión de disgusto.

-Apuesto a que lo es. No estarías aquí si no estuvieras muerto.
-Es algo más complejo.
-Explícamelo. ¡Eh, ya lo sé! Alguien te ha enviado.
-No, nadie me ha enviado. Sólo estoy de paso. Cuéntame cómo encontraste la muerte.
-Me obligaron a hacerlo. Estuve semanas y semanas en el hospital… Quería volver a casa, pero no, me mantenían allí lleno de tubos y agujas. Así que una noche me los quité todos. Fue durante el turno de noche. Nadie venía a verme por la noche, ¿sabes?
-¿Qué ocurrió después?
-Empecé a toser y luego paré. Pensé que debía bajarme de la cama y largarme de allí. Debí de haber saltado porque atravesé el techo y continué ascendiendo hasta que llegué aquí. Al atravesar el techo me di cuenta de que había muerto. Muy listo, ¿verdad?
-Así es. Tal vez deberías acompañarme.
-¿Me ayudarás? ¿Por qué?
-Siempre será mejor que quedarse aquí.
-¡Estoy tan confundido! No hay cielo, no hay infierno… ¡Nada!
-Vamos, dame la mano.
-¡No! Cada vez que acepté la ayuda de alguien, no conseguí más que problemas. ¡Fuera de aquí!
-No pretendo obligarte. Sólo deseo ayudar.
-¡No me toques! ¡Mantente apartado de mí!
-Muy bien, muy bien. Lo que tú digas.
-¡Vamos, vete de aquí! Y no creas lo que dicen. No te dejes engañar con las palabras bonitas. Nadie me dijo nada… y podrían haberlo hecho. Los habría escuchado. Ahora tendré que descubrirlo solo y no se como hacerlo. Ni siquiera sé por dónde empezar.

Retrocedí y el extraño resplandor se desvaneció. Más tarde, cuando regresé, el hombre había desaparecido. Desde entonces me pregunto si habrá encontrado ayuda. A veces es imposible ayudar…

“El viaje definitivo”, © Robert A. Monroe, 1994, Ed. Luciérnaga, ISBN: 978-84-87232-68-8
(Tan sólo por pura “casualidad” esta obra ha sido reeditada en Julio de 2009 😀 )

Del relato de Monroe se desprenden dos cosas a primera vista:

La separación del cuerpo físico (por muerte o por salida al astral) NO supone el FIN de la existencia de QUIENES SOMOS REALMENTE. En otras palabras: LA MUERTE ES UN MITO, y;

La capacidad de razonar, la mentalidad del “muerto” NO CAMBIA inicialmente. En los primeros instantes del proceso seguimos siendo nosotros mismos… pero SIN EL CUERPO ni posibilidad de interactuar con el mundo físico.

Recordar la película “Ghost” para tener una imagen más gráfica del momento.

Ahora libres sois de creer lo que Monroe dice… o esperar a PALMAR para daros cuenta de ello como le sucedió al individuo del relato. Pero luego no digáis… que NADIE OS AVISÓ 😀 .

“Al que le cueste encajar su muerte, es que todavía no sabe QUIÉN ES REALMENTE.” – “El Juego” (Gornova V: bienvenidos a la Tierra)

¡BIENVENIDOS AL OTRO MUNDO!

ENTRADAS RELACIONADAS:
“2012: la Graduación del Espíritu de la Tierra”

La URL de esta entrada es: http://www.bienvenidosalatierra.com/la-vida-sin-el-cuerpo-fisico/

9 thoughts on “La vida SIN el cuerpo físico.

  1. Creo que a lo que Monroe apunta es que se trata de estados de conciencia distintos, uno de ellos es lo que llamamos estado de conciencia física, eso es con un cuerpo tal y como concebimos un ente vivo, pero es probable que existan otros a los que sólo se acceda despojándose de ese vehículo (muerte física) o bien a través de otros medios como es modificando el nivel de vibración del cuerpo (ascensión), o a través de la separación cuerpo- espíritu (viaje astral).

    El cómo se articula la vida y la muerte con la graduación de la tierra es la gran incógnita, a lo mejor esa graduación tan sólo es la puerta para alcanzar otros estados de conciencia y otros universos.

  2. Dar respuesta a qué es la vida y qué es la muerte es una tarea a la que muchas personas a lo largo de la Historia (la que conocemos) han dedicado su existencia y así seguirá siendo…. un tema que, desde luego, da para mucho y sobre el que cada uno tenemos una teoría.

    Estoy de acuerdo en que lo que sea la vida no tiene nada que ver con lo que sea la muerte, aunque una y otra están entrelazadas de tal manera que no pueda existir una sin la otra (del mismo modo que no podríamos definir el frío sin el calor).

    Algunos explican la muerte y la vida como parte del mismo plano de existencia (algo así como la materia visible y la materia oscura en el cosmos) interactuando en la misma “realidad”. Yo creo que forman parte de diferentes dimensiones que se van “alternando”, pero bueno, tampoco he hecho ningún viaje astral (lo más parecido, cuando me he pasao de copas) así que no me atrevo a dar explicaciones prolijas sobre el tema 😉

    En lo que sí estoy de acuerdo, porque así me lo dice mi intuición, es que la muerte (o lo que nosotros entendemos por “muerte”) no destruye nuestra esencia que sigue “existiendo” de alguna manera en otra dimensión, esperando volver a ésta una y otra vez, en plan cansino, a ver si terminamos lo que hemos venido a hacer aquí.

    Y sí: graduación y asesinato son cosas distintas; aunque con el modelito que te ponen para hacerte la foto te dan ganas de cometer uno 🙂

  3. Indudablemente, nuestro cuerpo físico con el que estamos tan identificados tan solo es un contenedor de nosotros mismos. Monroe no cuenta nada nuevo. Lo que es “relativamente” nuevo es creer en que nosotros nos acabamos junto con nuestro cuerpo físico y se acabó lo que hay.

    Como indica muy bien documentado en un anexo nuestra querida wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Reencarnaci%C3%B3n

    “El destierro de la doctrina reencarnacionista empezó a expandirse en el año 312, cuando el emperador Constantino el Grande se convirtió al cristianismo. Hubo tres argumentos que eliminaron la idea de la reencarnación en el nuevo cristianismo, a pesar de que ninguna encíclica papal la condenara. La primera fue su desaprobación por parte del Concilio de Constantinopla II en el año 553, a instancias del emperador Justiniano I. Sus poderosos edictos incluyeron el decreto que consideraba anatema cualquier enseñanza sobre la preexistencia del alma, así como la doctrina de su retorno a la Tierra. También fue decisivo para el destierro del concepto reencarnacionista la condena de la metempsicosis, establecida por el Concilio de Lyón (1274) y por el de Florencia (1439), en los que se afirmó que las almas que partían de este mundo se dirigían al Cielo, al Purgatorio o al Infierno. El tercer argumento, por último, fue la persecución, especialmente la de la Inquisición, y la supresión de las ideas por la fuerza de las armas, de las que el ejemplo más cruel fue la denominada Cruzada de los Albigenses, en 1209.”

    Y de estas formas se cargaron nuestras creencias acerca de la muerte y nos impusieron lo que, a los que llevan la doctrina cristiana, les interesó para sus fines.

    Ahora, de decir que “después de la vida no se acaba la fiesta” a que “hay VIDA después de la vida”, hay todo un abismo.

    La vida está en la vida, con los vivos. Y si aún no somos capáces de entender la importancia de estar vivos, ¿como vamos a poder equiparar la impartancia de la vida con la de la muerte o lo que haya tras esta? Los muertos, eso lo saben muy bién, por eso en “constelaciones” se dice que “los muertos necesitan que los vivos vivan”.

    Tras la vida, no se lo que habrá por experiencia própia (o no lo recuerdo =P), pero seguro que lo que se dice vida, no hay. La vida está aqui, con los vivos. Y algo súmamente importante debe tener la VIDA para que haya tanto bicho de los cojones robandonos de tantas y diversas maneras nuestra vida y lo que tenemos en vida. Porque, que yo sepa, a los muertos no les andan robando nada (a lo sumo lo que dejaron en vida), no son interesantes para ningún bicho escamoso, ni demonio, ni nadie… estan muertos.

    No es que una cosa sea más importante o mejor que otra ni que sea más de lo mismo pero sin cuerpo físico. Es que son dos cosas DISTINTAS. Lo que le ocurre a Monroe en ese relato es que se encuentra con alguien que aún no ha asumido su muerte, y, evidentemente, está jodido el pobre hombre.

    Hasta Monroe, experimenta de esos viajes astrales desde la VIDA. Y si se encuentra con una pobre alma perdida que, evidentemente al estar MUERTA, tiene una serie de apuros que, de estar VIVA, digo yo, no los tendría. Seguro que si a Monroe en uno de sus viajes le da un infarto y se le quiebra el cordón de plata, además de no poder contarlo en ninguno de sus libros (que putada, eh?) estaría un tiempo en similares apuros.

    Por ello, sigo insistiendo de que una cosa es GRADUACIÓN y otra muy distinta MUERTE. Por mucho que tras ésta última no se acabe nada y continúe LO QUE SEA. No se puede vender la muerte como el capítulo 2 de la vida y la fiesta continúa. La vida muere y se acabó. Game Over. Luego empezará lo que sea, eso algo a lo que, tarde o temprano, nos tengamos que enfrentar “casi” todos, cuando sea el momento.

    La vida crea vida y sólo la vida crea vida. La muerte es muerte, y es el fín incluso para cualquier sistema de creencias, etiquetados, libros, opiniones y cualquier cosa en vida. Hasta para el EGO la muerte es su FIN.

    Si absolutamente TODO muere, se acabó la fiesta para TODOS. Para los que estamos, para los que vendrán y para los que se fueron. Y toda la increíble inteligencia de la Naturaleza quedaría reducida a una exalación autoinsultante.

    Aparte de que la estupidez humana sea capaz de destruir este planeta 20 veces o las veces que sean, la base de toda forma de vida es la continuidad y perpetuación: La vida se crea a ella misma y así se expande y perpetúa. La vida es tal, que hasta tiene su hueco para la muerte integrándola perfectamente en ella. Pero la vida sigue siendo vida y lo que haya detrás de la muerte es algo tan totalmente ajeno a la vida que no la afecta para nada: la vida sigue aunque se haya muerto el Papa, Teresa de Calcuta o quiebre GM.

    ¿Que despues de muerto puedo seguir dando hostias como panes en el astral? ¿Que hay todo un mundo por descubrir y todo un lo que sea? Me parece estupendo, habrá lo que haya, pero aún cuando no pueda decir que estoy “muerto” puesto que (y por supuesto que) seguría existiendo tras mi muerte, no estaría VIVO. Vivos estarán los que estan VIVOS.

    Por lo que, tratar de “vender” la “graduación de la tierra” como “el exterminio de toda forma de vida sobre ella”, desde mi punto de vista (el estribillo de siempre) y sin ánimo de ofender es una ABERRACIÓN tal como si tras los 6 años de turno de la carrera universitaria X te llevan a graduarte a una camara de gaseado como las que usaban los nazis en sus campos de exterminio, vendiéndotelo como tu graduación de fin de carrera. Pues no, eso no sería singuna graduación, sería un ASESINATO, por mucho que me cuenten que tras la muerte haya lo que sea…

    Supongo que para cualquier universitario, “graduación” y “asesinato” son DOS COSAS bien DISTINTAS.

    Pero claro, que todo esto es mi opinión, lo mismo estoy tan equivocado como los personajes de Matrix, viviendo sus vidas cuando reamente estan entubadísimos y flotanto en probetas gigantes… =P

    Pero aun así, no pretendas venderme una forma de muerte, como otra forma de vida.

  4. Estaría bien que pusieras algún tutorial para hacerlo 😀
    Algunos dicen que son sueños lucidos y no “viajes astrales”…

  5. Interesante articulo, hombre de fe !!!, creo que me voy a comprar el libro, tiene buena pinta. Personalmente puedo dar Fe de que lo que experimentó Monroe es fisica y empíricamente CIERTO, yo he vivido algunas experiencias similares a lo largo de mi vida, ESTE HOMBRE DICE LA VERDAD, os lo aseguro, me refiero a la separación entre _ cuerpo y Alma o como queramos llamarlo, eso existe, lo he experimentado al igual que Monroe….

    Ya cada cual que escoja, si le otorga algún crédito a esto o no lo hace, pero el que no investigue por su cuenta, se perderá una de las experiencias mas hermosas y alucinantes que una persona puede vivenciar en su vida…, allá cada cuál …., y sin drogas ehhh !!!, por si hay algún mal pensao por ahí !!!

  6. Empieza leyendo el libro de Monroe 😀

    Y después queda tranquilo que sabrás por donde seguir. Dicen que en el astral y el pensamiento es AUTOMÁTICAMENTE creativo, así que bien podrías pasarte follando el resto de la ETERNIDAD 😛

  7. Y que se supone que debemos de hacer? a donde vamos después? Que sera de la “vida” después de la muerte sin sexo? Que sufrimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 570.087 bad guys.