Nostalgia

SINOPSIS: la experiencia humana SIMULTÁNEA toca -según lo DISPUESTO- a su FIN. Así que este parece tan buen momento como cualquier otro para “llorarla” […]

Imagino que, quien más y quien menos, la mayoría de los seguidores de este blog están ya familiarizados con los términos “simultáneo” y “secuencial”. Si fuera que no, no dejéis de repasar esta entrada.

A modo de resumen cuenta el autor de la saga “Matrix V” que, tras la evolución natural de los jugadores por la etapa secuencial hasta la simultánea, cada cierto tiempo (eones, de hecho, en realidad) los Simultáneos que alcanzan el clímax de su experiencia finalizan su participación en el Juego de la Tierra con su Graduación.

El evento se hace coincidir con la Graduación del Espíritu del Planeta, que como ya sabréis es la entidad a cargo de proporcionar y de mantener operativo el escenario físico sobre el que los jugadores nos deberemos desarrollar (y que por cierto, como espíritu que es, pues ni es femenino ni es masculino… sino las dos cosas a la vez).

Como ya recordaréis de otras entradas, lo que esta Graduación del Espíritu de la Tierra supone es el fin PROGRAMADO de la vida del -y EN el- planeta, lógicamente. Y a mi modo de ver, esa es la manera correcta de interpretar la exacerbación de los fenómenos meteorológicos y de la desaparición de especies de animales y plantas que estamos presenciando durante los últimos años.

Y si las abejas desaparecen realmente a causa del abuso de pesticidas o por el “cambio climático”, al espíritu regente de nuestro planeta lo mismo le da: porque se cumple con lo previsto, sí o sí, y la defunción por pesticida es sin duda ninguna otra forma tan válida de morir como todas las restantes predefinidas en el catálogo infinito de experiencias de “muerte” que el supuesto videojuego de la Tierra nos ofrece a sus participantes.

Merece la pena sin embargo puntualizar que cuando este evento se produzca, que por fuerza lo hará según parece por mucho que algunos la hayamos pifiado con el “2012”; cuando se produzca, insisto, todos los jugadores secuenciales continuarán su partida en cualquier otro lugar de la galaxia y, los simultáneos que no se hayan graduado en la “parada” de la Tierra, se encarnarán en el siguiente planeta de esta clase designado a tal efecto (y así unas cuantas veces más antes de la conclusión del Juego en su totalidad según parece). Lo cual, sinceramente, poco o nada nos importa desde nuestra perspectiva actual de vida en la tercera densidad. (Más sobre las fechas aproximadas tan solo en entradas venideras). 😉

En este contexto regreso yo a un término al que ya he aludido en este blog hasta la saciedad: “secuencialización” o, dicho de otra forma, a la transformación FORZOSA de un planeta de grado simultáneo en otro SECUENCIAL. Fenómeno cuyos coletazos estamos ya hartos de ver con la imposición de ese estado totalitario global que nos están colocando a marchas forzadas con la primera excusa que se les ocurra y nos fabriquen (“terrorismo”, “cambio climático”, “emergencia sanitaria”, etc.); amén de la imposición de un matriarcado generalizado a imagen y semejanza del de Mintaka; todos los episodios de censura y represión que pueda uno imaginar (“corrección política”, crímenes de “odio”, “bulos” y “fake news”…) etc., etc., etc.

Sobresaliendo con mucho, de tanto atropello, ese de “obligarnos” a PERCIBIR el mundo físico A TRAVÉS de una ventana o a través de la pantalla de móvil, tableta o televisor.

Sea como fuere -insisto, según la obra del autor anónimo de “Matrix V”- el caso es que los Secuenciales son perfectamente conocedores:

  • De sus limitaciones durante el Juego -saben mucho de tecnología pero CERO patatero de ESPIRITUALIDAD-;
  • De la supremacía de los Simultáneos por atreverse a dar el salto de fe a su presente vía y;
  • Del destino no deseado (por los Secuenciales) que debe la Tierra correr… junto a todos logros atesorados por aquellos a lo largo de miles de millones de años de permanencia en nuestra galaxia, acumulando posesiones materiales y recuerdos vida tras vida.

Coyuntura la cual estimuló a un sinnúmero de razas secuenciales (extraterrestres) encabezados por los reptilianos de Mintaka en el Sistema de Orión, según parece, para instalarse hace miles de años en nuestro planeta y vigilar e intentar gobernar el desarrollo de los usuarios más avanzados: los Simultáneos. (Esa es la versión simplificada sin reinas lagartas rebeldes de por medio 😉 ).

El objetivo principal: encontrar una manera de obtener los beneficios de la vía de participación simultánea (las encarnaciones múltiples nos permiten disfrutar de un ritmo vertiginoso de evolución) sin perder todos y cada uno de los derechos adquiridos con anterioridad. Básicamente, su memoria.

Dicho esto, me permito a modo de inciso tan solo recordar que, por diseño, los secuenciales conservan la memoria de sus millones de encarnaciones previas. Así que, si alguna vez oís hablar de un niño de 2 años que sabe más física que el propio Stephen Hawking, o que en su defecto departe con sus padres sobre sus vidas pasadas en Marte, no os quepa la menor duda de que ese bicho es un Secuencial de pura cepa intentando seducir a los jugadores Simultáneos más impresionables:

«A veces se sentaba en una posición de loto y empezaba a [narrarnos] hechos detallados sobre Marte, los sistemas planetarios y otras civilizaciones […]“, dijo la mujer. «¿Cómo puede un niño saber estas cosas? El espacio convirtió en el tema permanente de sus historias cuando el niño tenía dos años de edad. Una vez me dijo que solía vivir en Marte«.

«¿Qué fue de Boriska, el niño de Marte?
(Despiertacordoba.wordpress.com, 24/07/2015)

Bueno, pues marcianadas aparte debes saber que la vía simultánea es un proceso absolutamente INDIVIDUAL. Cada Simultáneo evoluciona por tanto a su propio ritmo respetando sus PROPIOS PLANES tan solo. Desde la perspectiva terrestre, pues, los Simultáneos somos egoístas de cojones por naturaleza. (De ahí que el Sistema nos quiera imponer su “solidaridad” y su “altruismo” casposo como forma silenciosa de intentarnos devolver a su rebaño).

Cosa que no puede decirse de las sociedades secuenciales ni de sus borregos, quienes por puro capricho de los diseñadores del Juego también, evolucionan en conjunto como especie (al igual que animales y plantas) y como sociedad planetaria.

E imagino que ahora ya comprendéis la pelea del Sistema contra los valores INDIVIDUALES, y la necesidad de crear un gobierno ÚNICO mundial que nos teledirija a todos como ovejas en la nueva dirección que los Secuenciales le quieren encasquetar a nuestra Tierra simultánea. Hoy en día, ya lo he dicho en alguna ocasión, creo que el modelo chino se lleva todas las papeletas para servir de plantilla para engendro semejante de gobierno mundial:

Gordon Brown ha apremiado a los líderes mundiales a crear una forma de gobierno MUNDIAL temporal [claro, claro] para abordar sendas crisis, económica y sanitaria, ocasionadas por la pandemia del [puto coñavirus].

“Gordon Brown calls for global government to tackle coronavirus
[Gordon Brown invoca un gobierno mundial…]”
(MSN.com, 26/03/2020)

Tanto es esto así que:

Mientras el gobierno de EEUU [y el español] continúan pareciendo inefectivos y confusos en mitad de la crisis, se empieza [sin embargo] a desarrollar la noción […] de que, a pesar de su BRUTALIDAD, los países autoritarios como CHINA son MEJORES en la gestión de las crisis que las democracias.

«America and the New Geopolitics After Coronavirus
[América y la nueva geopolítica tras el coñavirus]»
(TheIntercept.com, 12/04/2020)

Pues eso es ni más ni menos “secuencializar” este planeta: SUSTITUIR la idiosincrasia SIMULTÁNEA por otra secuencial (a imagen en este caso de la de Orión), arramplando por el camino con la mayoría de experiencias que en origen ofrecía el escenario terrestre, y sobre cuyo asunto yo ya he escrito unas cuantas entradas.

De ahí que cada día se promulguen más y más leyes..

  • para COHARTAR el comportamiento individual;
  • para HOMOGENEIZAR la conducta de las masas; y
  • para imponer a golpe de multa o de cárcel… la OBEDIENCIA al estado entre los ciudadanos (que es exactamente, manda cojones, a lo que durante estas semanas el gobierno y las fuerzas del “orden” se vienen refiriendo entre dientes como “responsabilidad”).

Y todo por la estúpida creencia secuencial de que intentando frenar la salida –vía Graduación- de los jugadores Simultáneos, conseguirán CANCELAR o suspender el FIN ya previsto del Juego.

Que ya tiene que ser uno gilipollas de remate para creerlo.

Es como si una tarde de estas va mi avatar de “For Honor” y se pone a conspirar el imberbe, desde su realidad digital dentro de mi consola física, para que yo siga toda la noche jugando o incluso para que no se la apague jamás.

Como se puede comprobar: se puede ser tonto, muy tonto,… o Secuencial a secas.

Es por todo esto que a algunos de nosotros, Simultáneos, se nos hace cada día más cuesta arriba el continuar viviendo en un sistema tan mierdero y represor como el actual (y lo que te rondaré, morena).

Aun así os recuerdo que, si los Secuenciales están secuestrando a nuestros gobiernos y obrando de tal guisa, es por una sola razón tal vez, y es porque los responsables de este Juego se lo CONSIENTEN. Y, si lo hacen, yo tengo bien claro que es únicamente porque el legado Simultáneo ya ha CUMPLIDO -mayormente- su función en la Tierra.

Es por eso que decía en entrada previa que el mundo estaba perfectamente bien como estaba. Siempre a sabiendas de que la presente coyuntura, y las que vendrán, crearán las oportunidades que muchos todavía necesitamos previa Graduación.

De ahí que me dé exactamente igual si se parte el mundo en dos o tres, o si os morís todos de golpe y me quedo yo solito viviendo en la Tierra rodeado de políticos… ¿he dicho en plan “The walking dead”?

De manera que ahora tan solo nos resta torear lo mejor que podamos durante el tiempo que aquí nos quede… y a flipar después de verdad con nuestra Graduación. Y si no os gustan mis creencias pues joderos que NO tengo otras. Pero si conocéis de alguna teoría que me encaje mejor, encantado quedo de conocerla. 😀

Pues es esa sensación mía de hartazgo por un lado, y de nostalgia, por el contrario, lo que me está llevando estos días a recordar lo que se “pierde” a marchas forzadas por la persecución incansable de la experiencia simultánea terrestre.

Acordaos si no, de cómo cada potencia o imperio de la historia se ha pasado su turno (su “siglo de oro”) ARRASANDO cada pueblo nativo y cultura DIFERENTE de la suya por el mundo en un ejercicio oscuro y sumo de intolerancia secuencial de manual.

Fruto tal vez de sensaciones como las descritas, estas semanas de reclusión “a la fuerza” me estoy chupando una larga lista de documentales que tenía todavía por disfrutar.

Una de las series, fascinante, se titula “Planeta humano” y muestra alguna de las muy pocas culturas ancestrales que han sobrevivido por los pelos a las maquinaciones de los Secuenciales de todos los tiempos.

Y es flipante, la verdad. No os podéis hacer una idea del nivel de autenticidad que derrochan estas personas.

Otra serie que conecta a su vez con las raíces de decenas de poblaciones (algunas más ancestrales que otras) es “Rituales”, que presenta una muestra de las creencias y los ritos más pintorescos de la estirpe Simultánea original.

Pues nada, os dejo disfrutando de los restos de nuestro mundo… aunque solo sea por televisión.

BIENVENIDOS A LA TIERRA casi SECUENCIAL

ENTRADAS RELACIONADAS:

El Juego 2.0

Cómo maltratar y DESCAFEINAR la experiencia simultánea

China: el FUTURO de un mundo SIN FUTURO

La URL de esta entrada es: http://www.bienvenidosalatierra.com/nostalgia

3 thoughts on “Nostalgia

  1. Admin dice:
    [ ] «Pero qué clarito nos dejó eso mismo el faraón Tutankamon: en el museo de El Cairo se hallan todas sus posesiones MATERIALES. De sus EXPERIENCIAS, en cambio, ni rastro 😉»

    Claro, esas – sus experiencias – se las llevó todas él. Para eso vino, supongo. 😉
    A cuidarse. Abzs.

  2. «[…] quizá sería más justo valorar como mejor jugador al que gestionó mejor sus vicisitudes a lo largo de la partida y no a aquel que amasó más propiedades […]» (El abuelo)

    Pero qué clarito nos dejó eso mismo el faraón Tutankamon: en el museo de El Cairo se hallan todas sus posesiones MATERIALES. De sus EXPERIENCIAS, en cambio, ni rastro 😉

    Un abrazo!

  3. En la película El último samurai, hacia el final, los dos protagonistas principales, viendo lo que se les viene encima, tienen una breve pero significativa conversación.
    Uno pregunta al otro: «¿Crees que un hombre puede cambiar su destino?
    Y el otro responde: «Creo que un hombre hace lo que puede (sobreentiendo, dado el contexto, que se refiere a la vida) hasta que su destino le es revelado».
    Esto es absolutamente coincidente con mi manera de pensar o cómo contemplo yo la propia existencia. La Vida, es si misma, es algo mucho mayor, infinitamente más poderoso e implacable que cualquier mortal. Y nos la pasamos, precisamente, buscando encontrarnos con nuestro destino, aunque a veces no lo sepamos. Bajo esa premisa, efectivamente podría decirse que nada está mal, ya que la Vida no es más que el territorio, el tablero, en el que desarrollamos y construimos nuestro catálogo experiencial, y por tanto todo es válido y todo contribuye a esa colección. Es como jugar al Monopoly. Aparentemente el éxito en el juego se produce si ganas mas posesiones que los demás participantes, pero hay factores e interacciones entre los jugadores que no son predecibles para los protagonistas, aunque eso no quiere decir, ni por un instante, que no puedan estar prefijadas de antemano. Por tanto, quizá sería más justo valorar como mejor jugador al que gestionó mejor sus vicisitudes a lo largo de la partida y no a aquel que amasó más propiedades, por que no necesariamente han de ser coincidentes. La forma de afrontar e interpretar esa colecta de experiencias es lo que te define como jugador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 604.443 bad guys.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.