«¡Que te quedes EN CASA, nenaza!… SIN PENSAR y SIN RECHISTAR»

SINOPSIS: Cada vez que alguien te habla como a un CRÍO, tu cerebro responde automáticamente a las consignas SIN CABEZA, como si fuera la mente INMADURA de un infante en realidad. Así que yo siempre DESCONFÍO por defecto de todo mensaje que me llegue de tal guisa.

El pasado día 24 de marzo, mientras asimilaba mi ración diaria de mentiras, de desinformación, de propaganda y de puro TERROR gratuito siento dispararse como nunca todas mis alarmas anti-charlatanería y anti-fraude.

El motivo, un repugnante vídeo de dos crías de 6 años de edad (que parecían las putas novias del muñeco diabólico, todo hay que decirlo) dándose paso la una a la otra como marujas o como los presentadores de Nochevieja, y mirando de reojo a sus manipuladores (a su izquierda) mientras pensaban para sus adentros “¿lo estaremos haciendo bien?”.

Yo lo siento mucho, pero si alguien ha tenido los santos cojonazos de prestar a sus pequeñas para que las utilicen para colarnos ese panfletazo lacrimógeno, CULPABILIZADOR y lavacerebros, pues que se prepare por las mismas para recibir las críticas más contundentes (si bien al mismo tiempo infinitamente menos crueles que el mensaje que nos pretendían inculcar por la vía furtivo-EMOCIONAL).

Al loro si no con el guion, breve pero intenso, de este video-engendro (pensad en la cara de Chuki mientras leéis):

“Llevamos 4 meses en un hospital. [Y] No nos quejamos [hijos de puta]. Vosotros que lleváis 7 días [de mierda] en [vuestra] casa [y] ¿os QUEJÁIS [putas mariconas]? [Venga, tontos] ¡Si es por vuestro bien! Quédate en casa [¡que si no viene el tío de uniforme y te la calza!].”


Ay, qué ricas las novias del puto muñeco diabólico.

“El mensaje de dos niñas que llevan 4 meses en el hospital: «Quédate en casa»”
(Telecinco.es, 24/03/2020)

Queridas niñas, vamos a ver, yo no sé quién habrá sido el indecente que os ha metido en este recital de culpa, de propaganda barata y de manipulación de masas. Lo que sí tengo bien claro es que, si vosotras estáis en confinamiento en el hospital, es por una sola y muy buena razón: estáis enfermas DE VERDAD.

Cosa que, por fortuna o por desgracia, pues no puede afirmarse (con los datos en la mano, quiero decir) del 99% de los españoles ENCERRADOS hoy en día y A LA FUERZA en sus hogares ¿lo pilláis?

Porque insisto, la inmensa mayoría de los ciudadanos, ni tenemos síntomas DE NADA que se le parezca al “coñavirus” de las pelotas, ni formamos parte de los grupos habituales de riesgo (ancianos con patologías severas previas, recuerdo).

Así que no vengáis a tocarnos los cojones, a hacernos sentir CULPABLES y a demandar OBEDIENCIA ciega por querer (o por necesitar) escapar tímidamente de un aislamiento totalmente INJUSTIFICABLE por motivos de salud a mi entender (como vengo sugiriendo desde que empezara yo a escribir sobre el asunto).

Dicho esto, sabed que todas las llamadas del gobierno a la “responsabilidad”, o la “disciplina social” como lo llama esta gentuza, no son más que una manera sibilina de exigir OBEDIENCIA indiscutible a la autoridad. Y la excusa que se inventen para ello, como su “pandemia”, pues en el fondo lo mismo nos da, toda vez que ya están funcionando todos los mecanismos legales necesarios para ACOGOTAR sin contemplaciones al primer REBELDE que cuestione los mandatos del gobierno o que se salga de la fila.

Esta estrategia está sin duda ninguna sacada del “manual de la secuencialización” donde se prescribe claramente cómo aniquilar de un solo golpe (o de varias “pandemias” y “crisis económicas” prefabricadas) los trabajos, las finanzas, los ahorros, las aficiones, los derechos y los estilos de vida y de pensar de cada simultáneo.

Ahora la pregunta es… hasta cuándo.

Sea como fuere no debéis olvidar que

la OBEDIENCIA no es ninguna virtud,
sino la antesala más que nada
de la puta ESCLAVITUD.

BIENVENIDOS A LA TIERRA

ENTRADAS RELACIONADAS:

El MENSAJE inolvidable que nos deja este «coñavirus» mataviejos

Jamás ha estado tan cerca la LEY MARCIAL AUTOIMPUESTA que con el «coñavirus» ese de Wuhan

¿Se puede PARAR EL MUNDO por la incidencia de una «enfermedad RARA»?

La URL de esta entrada es: http://www.bienvenidosalatierra.com/que-te-quedes-en-casa-nenaza-sin-pensar-y-sin-rechistar

2 thoughts on “«¡Que te quedes EN CASA, nenaza!… SIN PENSAR y SIN RECHISTAR»

  1. Ayer pusieron en Telemadrid la peli V de Vendetta (película de cabecera de alguien que yo me sé). Eso sí, la dieron a la 1,00 de la madrugada para que no la vieran muchos (terminó a las 2,45h), no sea que a la gente le de por atar cabos. Es cuanto menos curioso el paralelismo que ofrece la peli con la actual situación. No era la primera vez que la veía, ni mucho menos, pero la verdad es que estuvo bien el refresco de ideas que trajo consigo. Una de las consignas que se repiten a lo largo de la peli es la continua propaganda emocional (y no racional) con la que se bombardea a la población y con la que se consigue su sometimiento exacerbando los instintos (miedo, odio, exclusión social, ostracismo, hambre…). Casualmente tal como lo hacen las niñas del vídeo, guión mediante. Hay un momento en la película en la que el malo máximo – el llamado Líder – indica a sus mandos de mayor confianza que hay que provocar el miedo, el caos, la desesperación en la población de forma subrepticia para que así vean lo mucho que ésta necesita al Líder y al gobierno. Pastoreo puro y duro. Un par de hostias bien dadas hace que el rebaño tome nota rápidamente de la situación y así nadie saca los pies del tiesto. No importa si la información se transforma por arte de oportunos ideólogos en propaganda. Es más, así debe ser en opinión de los «pastores». Lo importante es mantener al rebaño sujeto. Apuesto a que el vídeo de las niñas ha salido en todos los medios. Yo lo vi en Telemadrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 601.899 bad guys.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.