«¡Que te quedes EN CASA, nenaza!… SIN PENSAR y SIN RECHISTAR»

SINOPSIS: Cada vez que alguien te habla como a un CRÍO, tu cerebro responde automáticamente a las consignas SIN CABEZA, como si fuera la mente INMADURA de un infante en realidad. Así que yo siempre DESCONFÍO por defecto de todo … Sigue leyendo «¡Que te quedes EN CASA, nenaza!… SIN PENSAR y SIN RECHISTAR»