¿Se puede vivir SIN cerebro?

SINOPSIS: La versión neurocientífica materialista-realista oficial sostiene que el fenómeno de la mente en general -y de la consciencia humana en última instancia- son un mero subproducto del cerebro en exclusiva y que, por tanto, no hay más donde rascar. De así ser en realidad, huelga decir que nadie podría sobrevivir SIN materia gris entre sus orejas lo cual, sin embargo, ya adelanto que NO SUCEDE […]

La dimensión localizacionista del ser humano gusta de erigir al órgano maestro como el alfa y el omega de toda la experiencia humana. Para sus defensores cada pensamiento, cada sentimiento, cada cualidad de nuestra consciencia, se reduce solamente a la actividad interesada de ciertas agrupaciones neurales respetando marcialmente los designios de unas leyes físicas naturales autoprogramadas que, en la práctica, puede ser puntualmente localizada o circunscrita a determinada región cortical específica.

Al igual que sucede con las sensaciones meramente corporales, los expertos se quieren creer que todas y cada una de las funciones que nos definen como seres humanos tienen su origen en determinada localización cortical.

Claro que, de ser eso cierto ¿cómo puede un hombre sin cerebro licenciarse en Matemáticas?:

“Mayor controversia, si cabe, es la que sigue levantando aún hoy la de un alumno de la Universidad de Sheffield, en Reino Unido. Acudió a un médico y profesor de la Universidad, el doctor John Lorber, porque le dolía la cabeza. Y al ver que la tenía algo más grande de lo normal, el doctor, presa de la curiosidad, quiso averiguar la razón y le hizo un escáner. Lo que Lorber no se esperaba era ver una cabeza prácticamente llena de líquido cefalorraquídeo en lugar de una masa gris con cerca de 10.000 millones de neuronas. Este alumno, con un coeficiente intelectual en la frontera de la genialidad, 140, mostraba un cuadro crónico de hidrocefalia que le había borrado casi por completo el cerebro. Sin embargo, pudo licenciarse en Matemáticas.”

“El extraordinario caso de Noah y otra gente sin cerebro” (ElMundo.es, 06/05/2017)

Qué duda cabe que ésta que presento es solo una de las muchas lagunas que el localizacionismo hoy presenta -y que destriparé en mi próximo libro convenientemente-. Creo que salta a la vista que el paradigma que pretende equiparar cada faceta de la experiencia humana con un subproducto de meros eventos físicos no busca otra cosa que distraer la atención de las mentes inquietas que sospechan no ya solamente que existe vida más allá de las funciones del órgano maestro, sino que a todas luces se alimenta de energías de carácter metafísico (al igual que el aparato de radio local se nos expresa con la ayuda solamente de las ondas producidas en remoto por la entidad emisora que corresponda).

De hecho, si en verdad la “realidad” es una recreación virtual como sugiero, entonces nuestro estimado cerebro no puede ser considerado más que OTRA ínfima porción, un actor más, de IDÉNTICA recreación. Claro: si en realidad es nuestro sistema nervioso quien genera o proyecta de puertas para adentro el mundo que experimentamos a diario (como la neurociencia de vanguardia bien sabe) ¿cómo se come que el cerebro pueda constituirse en sujeto PROYECTOR y en objeto de su propia PROYECCIÓN al mismo tiempo?

Desde la perspectiva de la materialidad es bien cierto que parece que el órgano maestro ejecuta muchas de las acciones que la neurociencia le adjudica, pero desde fuera de la hipotética simulación que refiero sin embargo ¡ay, amigo! el cerebro no es más que un convidado de piedra adicional y, por tanto, la “realidad” solamente puede ser proyectada desde cualquier otro “lugar” AJENO a ella y a aquél.

En cualquier caso, el Sistema lo tiene claro: nosotros no somos entidades multidimensionales, qué va. Lo que según el gobierno y la ciencia al completo somos todos por defecto es… obedientes pagadores de impuestos de carne y hueso.

Concretando, que al igual que se puede vivir sin cerebro, pues se puede morir también sin él. (Si a alguien le pareció la pasada entrada una trivialidad, que sepa que fue solamente aquella quien inspiró ésta). 😉

BIENVENIDOS A LA TIERRA




¿Me ayudas a mantener este blog?

ENTRADAS RELACIONADAS:

«Westworld»: alegoría de una simulación

LA URL de esta entrada es: http://www.bienvenidosalatierra.com/se-puede-vivir-sin-cerebro

One thought on “¿Se puede vivir SIN cerebro?

  1. Me consta que se puede vivir sin cerebro. Estamos rodeados de des-cerebrados realizando todo tipo de funciones y acciones que nos implican al resto y de las que salimos escaldados constantemente. La cuestión – de hecho – sería evitar en lo posible este estado de cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 571.176 bad guys.