Sobre cómo darle la cartera al ladrón… ANTES de que te la pida.

“Los empleados de Seat ACEPTAN en referéndum que se congelen sus salarios”

Eso sí, con las PROMESAS de la dirección de la empresa…. entonces ya me quedo MÁS TRANQUILO ¿verdad? 😉

Por cierto, a estas alturas de Juego:

¿Imagina alguien CUÁNTO VALEN las promesas de los gobernantes?

Pero ojito, que no denuncio esto para criticar la respetabilísima decisión de los trabajadores de RENUNCIAR LIBREMENTE A SUS DERECHOS LABORALES si no para advertir de las capacidades y, sobre todo, de la SUTILEZA del Sistema:

“….Así que el Sistema, allá en la Tierra, se las ingeniará para MANIPULAR convenientemente las condiciones políticas, económicas y sociales de forma que cualquier jugador se sienta INDUCIDO a involucrarse constantemente en un Juego agotador, limitante y restrictivo que cada día LE IMPONDRÁ, siempre sibilinamente eso sí, una forma de hablar y de vestir, de vivir, de pensar, etc., etc., etc.”

-“¡Eh! ¡lo has dicho!” –interrumpió mi mejor amigo como disparado por un resorte- “Has dicho que el Sistema les «impondrá» a los jugadores una determinada serie de acciones o actitudes ¿no es cierto?”

-“Así es, eso dije.” –respondió el funcionario.

-“¿Y acaso la acción de imponer u obligar a alguien a hacer algo no supone una vulneración directa de la «Ley del Respeto»?” -preguntó mi mejor amigo.

-“Pues no, querido amigo, NO porque la ÚLTIMA palabra será SIEMPRE de la encarnación desafiada. Y es que, como comprobarás, en ningún momento el embaucador te privará de la libertad que la Ley te proporciona para seguir tu camino, sino que TE HARÁ RENUNCIAR VOLUNTARIAMENTE A ELLA con toda suerte de MENTIRAS, DISTRACCIONES y ENGAÑOS ¿entiendes? Pero recuerda que TUYA será siempre la ÚLTIMA PALABRA. De modo que si algún día te provocan: «¡la bolsa o la vida!» pues LIBRE serás de regalarle tu bolsa… o de dejarle que tome tu vida como hará sin par titiritero en un próximo cuento.”

-“Cooooñooooo… ¡qué listos!” –hubo de reconocer mi mejor amigo.

-“¿Verdad?… Cuéntame ¿quién si no, más que EL PROPIO JUGADOR, firma su contrato laboral para ponerse a los pies de su empleador y trabajar cada día más horas a cambio de menos dinero?” –añadió el funcionario- “¿De quien puede ser la ÚNICA mano que rubrica la hipoteca que a su banco encadena, con suerte, tan sólo por treinta años?… ¿Me quieres decir QUIÉN es el que sube con su pareja al altar para comprometerse con ella hasta que su abogado los separe?”

…“Incluso si cualquiera de las decisiones de los ejemplos anteriores las hubiese tomado la encarnación por verdadera «imposición» ajena, no conviene olvidar que a la presunta víctima siempre le quedó la opción de REBELARSE… y decidir de forma contraria ¿verdad?. La libertad de movimiento, por tanto, nunca se pierde, si bien la mayoría de los jugadores RENUNCIAN habitualmente a ella bien por miedo o bien por los elaboradas estratagemas del Sistema. En esencia, «elegir» no es otra cosa que ejercitar la Libertad que la «Ley del Respeto» te proporciona para completar tu Misión.

…”(“El engaño”, Gornova V: bienvenidos a la Tierra)

El libro que el sistema no quiere que leas
El libro que el sistema no quiere que leas

Si quieres saber más sobre la por mi llamada “Ley del Respeto”- y del por qué de TANTA SUTILEZA del Sistema al respecto, deberás leer mis cuentos.

Por cierto:

¿Cuántos DERECHOS más estará dispuesto a RENDIR el ciudadano tan sólo para poder seguir PAGANDO FACTURAS?

¿Todavía queda alguien que no vea el TÚNEL… al final del túnel?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 570.052 bad guys.