Sobre la intención de Carmena de EXPULSAR a los ciudadanos de las carreteras

SINOPSIS: La original solución del ayuntamiento para limpiar el aire de Madrid pasa únicamente por PROHIBIR a los ciudadanos conducir. […]

El pasado miércoles 24 de octubre el ayto. de Madrid prohibía por enésima vez aparcar a los conductores no residentes en el centro de la capital, al tiempo que imponía velocidades irrisorias en la M-30 con la manida excusa de la “alerta por contaminación”.

Hasta la llegada de los mamporreros de los secuenciales al poder la idea de una “ciudad limpia” podía considerarse una utopía, cuando no una mera insensatez. De hecho lo más probable es que para encontrar los niveles originales de oxígeno en un aire no contaminado haya que remontarse diez mil años en el tiempo nada menos. De ahí que, en el actual contexto de ciudades infestadas por millones de almas operando otros tantos miles de vehículos contaminantes, pensar en la posibilidad de una “ciudad limpia” parezca algo tan escasamente viable como que el político de turno deje un día de mentir.

“Ciudad” y “limpio”, por tanto, hace ya años que dejaron de ser términos intercambiables. ¿Quiere usted una atmósfera impoluta, Sra. Carmena? Pues ¡váyase a vivir al Himalaya! Y usted, el de la bicicleta, sí, ¿quiere respirar aire limpio?… pues váyase a vivir al Nepal con la alcaldesa. Y no vuelvan.

Y si bien no puedo quejarme de los bucólicos sueños del consistorio madrileño, lo que sí puedo hacer es interpretar su encomiable esfuerzo para “traer los Himalayas” hasta el centro de España.

La solución totalitaria de la alcaldesa de “izquierdas” se hace más evidente cada día que pasa, y es que para limpiar supuestamente la ciudad de humos solo se le ocurre a la señora PROHIBIR y/o ENTORPECER -hasta la imposibilidad- la libre circulación de los vehículos PARTICULARES. (La otra solución, claro está, pasaría por aniquilar al 80% de la población madrileña).

En este sentido, hace unos días circulaba por la calle de Alcalá y descubrí que, de los tres carriles tradicionalmente útiles, el derecho había sido reservado para autobuses y taxis. Vale. El del centro, por su parte, limitaba la velocidad a unos sedantes 30 km/h (i) para premiar la circulación de bicicletas y (ii) para fastidiar en todo lo posible, ya de paso, al conductor de cualquier vehículo a motor. Demos gracias por que la sra. alcaldesa nos haya reservado todo un carril para los conductores particulares. Pero no os acostumbréis porque el sentido común apunta a que a la larga, ese espacio, tiene los días contados también.

He aquí dos ejemplos de cómo fastidiar el tráfico rodado en cualquier ciudad… por si pasara alguna bicibleta a lo largo del día, claro está

El sueño “eco-fascista” de los amos de la Sra. Carmena parece claro pues: eliminar la mayor parte del tráfico rodado de la capital OBLIGANDO tiránicamente a los conductores privados a utilizar el transporte público para su desplazamiento por la urbe, sí o sí. Pero parece que como el acto de “obligar” en sí suena demasiado facha para una progresista de “izquierdas” pues la solución pasa por disfrazar el verbo ENTORPECIENDO la circulación todo lo posible hasta volverla IMPRACTICABLE como ya he sugerido. Y recordad esto que digo: se empieza por el centro… pero se acaba imponiendo hasta en los barrios del extrarradio.

Queda por ver cómo autobús y metro canalizan el día de mañana los millones de desplazamientos diarios sobrevenidos a causa de la prohibición futurible y furtiva de conducir nuestros vehículos. Y no me cabe la menor duda de que, si fomentar sinceramente el uso del transporte público estuviese entre las opciones del consistorio, entonces es seguro que se dejarían las pelotas para minimizar el precio y maximizar la velocidad de los servicios y la frecuencia de paso de los convoies al mismo tiempo.

Y si bien es cierto que siempre es más barato fastidiar al ciudadano que mejorar los servicios públicos, yo personalmente no descarto la posibilidad de que tras la maniobra no solamente se encuentre la maquiavélica intención de las élites madrileñas de echar más gasolina al fuego del ya disparatado nivel de estrés de los moradores de la capital. (Del negocio de los parkings privados, de eso, ni hablamos).

De hecho no son pocos quienes señalan directamente a los conductores privados como uno de los principales agentes causantes de la contaminación del aire de la ciudad:

“El ABUSO del vehículo privado se encuentra entre las principales causas de la mala calidad del aire que respiramos.”

“A por ciudades sin humo” (LaMarea.com, 20/03/2017)

Como se puede comprobar los hay tontos, muy tontos, y después están estos dos retrasados que firman el artículo para ayudar a difundir y a maximizar el sentimiento de culpa de los conductores. Lo mismo da, por tanto, si los vehículos comprados contaminan más o menos ni por qué; porque lo principal es ENMARRONAR directamente al ciudadano por utilizar en DEMASÍA –según ellos- el coche que le vendieron como se lo vendieron (contaminando) y por pagar religiosamente la larga lista de impuestos que le legitiman para ello.

Y si esto no es putear al conductor que venga dios y lo diga.

La solución de Carmena y de las élites, pues, para solventar el problema de la contaminación es

EXPULSAR a los ciudadanos
de las carreteras.

Por otro lado, el semanario de divulgación científica británico New Scientist, en su habitual función de promotor de las agendas de las élites del Sistema, publicaba a primeros de septiembre un revelador artículo que le adjudicaba el fracaso del “electrobus” -el primer autobús eléctrico en entrar en servicio ¡hace 110 años!– a un par de sinvergüenzas sin escrúpulos.

Independientemente de la veracidad que cada cual le desee otorgar al final de la aventura empresarial de estos dos estafadores, lo que el texto evita abordar a toda costa, en cualquier caso, es por qué el proyecto del autobús eléctrico no fue RETOMADO tiempo más tarde por cualquier empresario con cabeza. Ni falta que hace, supongo, porque más o menos ya intuimos todos cuáles han sido los intereses de las compañías petroleras desde principios del siglo pasado.

En una ciudad como Londres, donde los coches de caballos ensuciaban las calles y los de buses de gasolina ensordecían a los ciudadanos y contaminaban el aire, los electrobuses fueron recibidos con los brazos abiertos en 1907 nada menos. Lástima que la torpeza de dos sinvergüenzas “por sí solos” pusieran en jaque la calidad del aire londinense y, con el tiempo, el futuro mismo -supuestamente- de todo el planeta.

“How crooks stalled the rise of electric cars for 100 years
[Cómo unos estafadores dieron al traste
con ascenso de los coches eléctricos durante 100 años]”
(New Scientist nº 31-42, 9-15 Sept. 2017, pp. 35-37)

La moraleja de la historia (en PDF), Sra. Carmena, es que hace 110 años nada menos ya EXISTÍAN autobuses ELÉCTRICOS completamente operativos (y que además los presuntos estafadores se las han terminando ingeniando para CAMUFLAR su tecnología durante UN SIGLO nada menos e incluso DESPUÉS de muertos). En consecuencia, no me trago que la única salida del ayuntamiento madrileño (y del gobierno estatal) al problema de la polución ambiental sea machacar a todas horas a los conductores por utilizar los coches que les vendieron.

Y para honrar seguramente estos días, tal vez, la memoria de los dos supuestos sinvergüenzas que según New Scientist aniquilaron para siempre el proyecto del electrobús, el ayuntamiento de Londres ha anunciado un nuevo impuesto para todos los vehículos que se dignen a acceder a su distrito financiero:

“Como parte del plan para desincentivar las ventas de coches de gasolina y diésel a lo largo de tres décadas, los conductores de vehículos diésel y de coches viejos de gasolina en el Reino Unido se enfrentarán a un impuesto llamado «T-Charge» por conducir por el distrito financiero y partes de Londres oeste […]


[…] si tienes un coche de antes de 2006 o un vehículo diesel pagarás un total de 21,5 libras (24,06 euros) por acceder al centro.”

“London Introduces Carbon “T-Charge” Tax On Diesel and Older Petrol Vehicles
[Londres introduce el impuesto al carbono ‘T-Charge’
sobre los coches diésel y los de gasolina más antiguos]”
(ActivistPost.com, 24/10/2017)

Pero, quedad tranquilos, porque esas cosas solo pasan en Londres… ¿o no?:

“2 de cada 10 conductores pagarían por entrar en Madrid” (min. 12,20)

De cualquiera de las maneras, ya lo habéis visto: en vez de meter a los fabricantes en vereda, mejor escondemos la solución existente y subimos los impuestos para desincentivar las compras. Muy bonito.

Y mientras tanto, la alcaldesa, dando ejemplo.

BIENVENIDOS A LA TIERRA.




¿Me ayudas a mantener este blog?

ENTRADAS RELACIONADAS:

¿Y no será esto «ecoterrorismo» de Estado?

¿Qué tienen que ver el escándalo de Volkswagen y las alertas por CONTAMINACIÓN en Madrid con la Cumbre del Clima de París?

Sobre la PROPAGANDA pseudoecologista del PAPA… y la DICTADURA global

La URL de esta entrada es: http://www.bienvenidosalatierra.com/sobre-la-intencion-de-carmena-de-expulsar-a-los-ciudadanos-de-las-carreteras

One thought on “Sobre la intención de Carmena de EXPULSAR a los ciudadanos de las carreteras

  1. Lo que han hecho en la calle Alcalá también lo han perpetrado en otras como Gran Vía de Hortaleza p.ej. Una calle de cuatro carriles (dos de ida y otros tantos de vuelta) con un bulevar central. Pues bien , ahora los coches sólo pueden ir por uno de los carriles en cada sentido, estando el otro reservado a bicicletas. Vaya por delante que yo practico ciclismo y que me parece bien que se estimule el uso de la bici en ciudad y como transporte alternativo, pero no a costa de entorpecer increíblemente el tráfico rodado colapsando aún más la ciudad y eso si, pagando todos el enorme coste de asfaltar y acondicionar las calles para que los coches, motos, furgones de reparto, etc, solamente puedan usar el 50% de esas infraestructuras. Si quieren bicis en la ciudad, cosa que me parece bien, aporten Vds. (Srs. del Ayuntamiento) infrestructuras y carriles bici ADICIONALES o bien, descuenten de los impuestos municipales el 50% de lo aportado al mantenimiento de las calles. Si no puedo usarlo, no lo pago, Sra. Carmena. Lo contrario es básicamente un asalto por la fuerza a la economía personal y familiar del ciudadano. Estos inútiles del Ayuntamiento han debido pensar, en su casi infinita simplicidad, que el hecho de poner trabas al tráfico rodado equivale a aumentar el uso del transporte público (y su recaudación) en vez de tomarse la molestia de constatar que una gran ciudad como Madrid y como otras muchas, está lleno de personas cuyos trabajos implican desplazamientos inmediatos, ágiles, constantes e inevitables por que de lo contrario simplemente no conseguirán conservar el empleo. Las ciudades están llenas de comerciales, vendedores, repartidores, supervisores de mil tipos, cobradores, gestores, administrativos y un larguísimo etcétera de personas cuya supervivencia depende en gran medida de tener un coche o similar con el que hacer sus labores. El hecho de castigar sin el más mínimo recato a estas personas no implica que dejen de hacer su trabajo, implica que lo harán peor y que eso redundará en perjucios para todos. Esto lo sabe un alumno de primaria, pero a la sra. Carmena y a su pandi, sólo parece importarle adoptar medidas y gobernar para su parroquia. Son la versión 2.0 del PP o del PSOE de toda la vida, pero superando con creces el nivel de incompetencia ya conocido. Todavía no se les conoce asunto relativo a meter la mano en la caja, pero tiempo al tiempo. Que todos los anteriores ya anduvieron ese camino y no creo que estos hayan de ser excepción. Hasta el momento sus “exitos” son arruinar (aún más) el tráfico en la ciudad y cambiar el nombre a nosecuantas calles (con el consiguiente gasto estúpido y enorme trastorno administrativo) por que son “franquistas”. Mucho me temo que la Historia no se cambia renombrando calles y que va mucho más allá de esos pueriles esfuerzos. Si esto es todo lo que son capaces de hacer, si esto es todo lo que se les ocurre para mejorar una ciudad como Madrid, no quiero pensar lo que podría ocurrir en una situción de emergencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 570.705 bad guys.